Col de Menté, la montaña que derrotó a Luis Ocaña

No fue Luis Ocaña una persona conformista. Nunca supo serlo, y tal vez por eso su ambición fue capaz de convertirle en el primer ciclista en hacer dudar al grandísimo Eddy Merckx en una época en la que el mero hecho de atacar al belga iba más allá de lo mínimamente tolerable.Continue Reading

Se cumplen veinte años de la muerte de Fabio Casartelli

Tal día como hoy hace veinte años el Tour de Francia escribía una de sus páginas más trágicas. El 18 de julio de 1995 Fabio Casartelli, del equipo Motorola, sufría una tremenda caída en el descenso del Col´d Aspet y perdía la vida casi en el acto. Las lesiones que se produjo al chocar contra el asfalto por desgracia resultaron fatales: traumatismo craneal y una fuerte hemorragia que no hubo forma de controlar. Continue Reading

Alberto Contador se hace más grande (aún) en la Vuelta a España

Por problemas de agenda llega algo tarde este post así que los detalles técnicos se los dejo a los demás, a los que saben, y me limito a alucinar con lo que ha conseguido Alberto Contador en esta Vuelta a España. Si alguien no lo recuerda, hace dos meses el pinteño se dejó la rodilla en el asfalto del Tour, fractura de tibia incluida. Continue Reading

Ciao Marco e grazie. Diez años sin el pirata Pantani

No quiero extenderme demasiado en este artículo. Más que nada porque me da muchísima pena, igual que con el post que escribí sobre el Chava Jiménez. ¡Qué lástima joder! Son muchas cosas. Marco Pantani fue sobretodo un ciclista que le recordó al mundo que las grandes gestas del ciclismo se fraguaban en los picos más altos y empinados y no haciendo kilómetros contra el crono (Sin desmerecer en absoluto a Indurain, Ullrich etc.). Como un martillo pilón. Así era el “Pirata”. No necesitaba que nadie tirase de él ni llevar a nadie delante. Atacar, atacar y atacar. Esa era la única consigna que cabía en la cabeza afeitada del italiano.

Por desgracia su vida no estuvo a la altura de su carrera deportiva. Tantos puertos coronados en primer lugar no impidieron que falleciese hace hoy exactamente diez años, solo y deprimido en una habitación de hotel en Rimini víctima de una sobredosis de cocaína. Porque al final, no se trata de la historia de un deportista sino de la vida misma. Pantani murió aquel día con 34 años pero la vida se le había empezado a escurrir de las manos mucho antes, un lejano 5 de junio de 1999. Aquel día, con el Giro ya en el bolsillo tras varias exhibiciones, dio positivo por hematocrito alto y fue descalificado. Ya nada sería igual para él. Con la sombra del dopaje detrás y el rechazo de la afición, se acabaron las grandes gestas y tuvo que soportar incluso que Armstrong le “regalase” una etapa en el Mont Ventoux, según palabras del americano, como si él hubiese inventado a los escaladores.

Pero los aficionados al ciclismo no le olvidan. Ni yo tampoco a pesar de ser un crío entonces. No importa. Puedo decir que vibré con él, que le buscaba en el pelotón junto a Heras, Jiménez o Ullrich esperando que lanzase el zarpazo definitivo. Recordarle también me hace sentir un poco adolescente de nuevo, en esas tardes calurosas de verano cuando el colegio ya había terminado. Pantani hizo grande al ciclismo (como muchos otros) pero seguramente no volverá a haber un ciclista tan peculiar como él.

Pese al dopaje, pese a pensar en su forma tan triste de morir y la lenta decadencia que sufrió, quizá lo mejor sea recordarle como realmente fue: rapado, con una cinta en la cabeza, enfundado en su maillot del mítico Mercatone Uno y ascendiendo sólo clavando a todos sus perseguidores… Lo dicho, ciao Marco e grazie. Que reciba el homenaje que se merece uno de los mejores escaladores de la historia.

DAVID ABELLÁN FERNÁNDEZ

Diez años ya sin el “Chava” Jiménez

2

“No quiero correr ni cobrar”. Era 2002 y con esas palabras dirigidas hacia su director Eusebio Unzue, la vida de José María Jiménez, el “Chava” para todos aquellos que nos gustan las pedaladas, empezaría a ir cuesta abajo y sin frenos. Una vida que de hecho se lo llevaría para siempre un 6 de diciembre de 2003 en un halo de soledad rodeado apenas por su círculo más íntimo y con los ecos de glorias pasadas resonando muy muy lejanos ya. Demasiado quizá.

Son diez años ya (y dos días. no he podido escribir esto antes) de la pérdida de una de la mayores figuras que ha dado el pelotón nacional en los últimos tiempos. ¡Cómo pude disfrutar con él! Un ciclista que apareció en el pelotón en un momento extraño. Media España veía descorazonada entonces en 1996 cómo Miguel Indurain se bajaba de la bicicleta y nos dejaba huérfanos de un campeón en las grandes vueltas. Abraham Olano no conseguía llenar ese vacío, y su meticulosa y concienzuda forma de correr dejaba a los fans ciclistas con un cierto regusto amargo, como si faltase una chispa que avivase el fuego de este deporte.

Y como si de un ciclón se tratase apareció el Chava Jiménez, un ciclista extraño, un espectacular escalador con físico de rodador y con una mentalidad peculiar tanto dentro como fuera de las carreteras. Con él llegó una mini revolución en el panorama nacional. Era imposible ser imparcial con él. Y no era para menos. Un día era un escalador indomable y otro día se dejaba ir y perdía una minutada, un día ascendía como si no hubiese mañana y otro se descolgaba a las primeras de cambio. ¿Por qué lo hacía? Es difícil hacer una radiografía de la mentalidad que acompañaba siempre al Chava en todo lo que hacía. Su particular forma de correr le enemistó con su jefe de filas Abraham Olano que en aquella apasionante Vuelta a España de 1998 se daría cuenta de que el líder no era él sino ese “dichoso” corredor que saltaba a las primeras de cambio aunque las circunstancias de la etapa no lo aconsejasen, ese “dichoso” corredor que ganó cuatro etapas todas ellas en alto, ese “dichoso” corredor que llenaba el asfalto de mensajes de ánimo, todos para él, ese “dichoso” corredor que acaparaba focos por su impresionante forma de correr cuando la carretera comenzaba a picar, o ese “dichoso” e indolente corredor que terminaba meritóriamente tercero en aquella Vuelta y sin embargo le daba igual.

Así era el Chava, el ganador era Olano pero el que te enamoraba era él. Todavía recuerdo como uno de los momentos más impresionantes que he visto en el ciclismo aquella titánica y lluviosa ascensión a un puerto que entonces apenas nadie conocía, que se encontraba en Asturias y del que decían que la pendiente superaba fácilmente el veinte por ciento. ¡Bendita pendiente! Olano y Ullrich se jugaban la Vuelta entre ellos en las rampas del Angliru pero las cámaras decidieron enfocar al Chava y a Roberto Heras cuando decidieron atacar en las primeras rampas. Nadie, ni siquiera el bejarano pudo seguir al abulense que se lanzó a por el ruso Pavel Tonkov en ese momento líder de la etapa que languidecía en solitario entre rampas del diecisiete por ciento. El Chava ya no paró hasta la cima y su imagen apareciendo en la meta primero entre una espesa niebla y ante la miraba atónita de Tonkov que no sabía de donde había aparecido aquel ciclón, se grabó en la memoria de todos. Bendita locura.

1177068229_f

Pero aquellas locuras, aquellos momentos de gloria brazos en alto en los puertos de la Vuelta a España, donde labró su leyenda, no pudieron tapar la realidad de una vida díscola de copas aquí y allá y coqueteos con las drogas que le destrozaron anímicamente y le sumieron en una profunda depresión de la que no pudo escapar. Al final la vida se lo llevó víctima de una embolia, y con él aquellas calurosas tardes de verano enfundado en el maillot del mítico Banesto. Sin duda una pequeña parte de nuestro pelotón también murió con él.

DAVID ABELLÁN FERNÁNDEZ

Ciclismo: retrospectiva a la temporada que termina

Rodriguez-Alejandro-Valverde-Movistar-Lombardia_ALDIMA20131006_0032_6

A falta de que el Tour de Beijing cierre el calendario internacional de Ciclismo, y después de muchas pruebas y unas cuantas tardes delante de la televisión, creo que hay unas cuantas conclusiones que se pueden extraer. Lo cierto es que los Ranking UCI arrojan noticias positivas. El bueno de Joaquim “Purito” Rodríguez ha vuelto a anotarse la clasificación final individual por tercera vez y segunda consecutiva, y Alejandro Valverde no ha andado lejos quedando tercero. Les siguen Dani Moreno (11º) y Alberto Contador (15º) y el Movistar Team ha terminado como segundo mejor equipo del año tras el Team Sky de Chris Froome.

En líneas generales el año ha sido bueno pero se empieza a notar a mi juicio un notable desgaste en el pelotón español que debería ser comentado.

Nuestros primeros espadas han estado a la altura. Joaquim Rodríguez, como siempre, soberbio. Tercero en el Tour, cuarto en la Vuelta y segundo en el Mundial de Florencia de mal recuerdo para él. Valverde por su parte, empezó fuerte la temporada en la Challenge de Mallorca y en la Vuelta a Andalucía con victoria final incluida, y en las clásicas de primavera: Segundo en la Amstel Gold Race y tercero en Lieja, pero luego flojeó,  y aunque sigue empeñado en obtener una gran vuelta no consiguió pasar del octavo puesto en el Tour, con averia fatal en una etapa de transición, y tercero en la Vuelta pero superado claramente por el sorprendente Chris Horner y Vincenzo Nibali. En el caso de Alberto Contador, mucho se ha escrito este año sobre él. Pocos resultados destacables en alguien acostumbrado a las grandes victorias. No ha conseguido brillar aunque pundonor no le ha faltado. Ha terminado la temporada criticado (seguramente de forma injusta) por los patrocinadores de su equipo, en especial Oleg Tinkov. Luis León Sánchez estuvo un punto por debajo de sus años anteriores y, por último, Dani Moreno, el mejor escudero de Joaquim y que se anotó dos etapas en la Vuelta a España y la Flecha Valona en abril.

Y tras ellos… un poco de oscuridad. El número de victorias de nuestro pelotón se ha reducido y bajo mi punto de vista el problema grave radica en la falta de plan renove. Nuestros ciclistas acusan la edad. El propio Joaquim cuenta ya con 34 años de edad, Valverde sólo tiene uno menos, 33, en el caso de Contador va camino de los 31, Dani Moreno tiene 32, Samuel Sánchez tiene 35 etc. Para muestra un botón, el corredor más joven en la convocatoria del último Mundial era Jonathan Castroviejo con 27. Cuando se retiren costará sustituir sus victorias. Pero todo tiene matices. Evidentemente todos ellos cuentan con varios años todavía a máximo nivel si mantienen su preparación física y para no resultar capcioso hay que decir que sí existen jóvenes promesas: Ion Izagirre (24), Gorka Izagirre (25), Mikel Landa (23), José Herrada (27), Beñat Intxausti (27), Jesús Herrada (23), Ángel Madrazo (25) etc. pero se echa en falta el pelotón de hace no más de siete-ocho años: Lastras, Perdiguero, Freire, Sastre, Pereiro, Astarloa, Iván Gutiérrez, Flecha, Vicioso, Gárate, Marcos Serrano, Rubén Plaza… La actual generación ha acusado la escasa cantera profesional que se trabaja en España, lo que nos lleva además a el siguiente punto.

La situación de nuestros equipos es, como mínimo, complicada. A nivel élite sólo sobrevive el Movistar Team, heredero de los Banesto, Illes Balears, pues el Euskaltel Euskadi ha anunciado su desaparición tras no concretarse las negociaciones con el piloto de fórmula 1, Fernando Alonso. Bien es verdad que no hay un tercer equipo Pro Tour desde la disolución en 2006 del Liberty Seguros pero los equipos de nivel Continental no consiguen tampoco aguantar los problemas económicos como el Andalucía, disuelto este mismo año y que ha dejado a más de 30 ciclistas profesionales en la calle. Somos una de las potencias ciclistas de élite con menos equipos en las categorías profesionales y se nota. El ciclismo tampoco se libra de la crisis. Y lo mismo se puede pregonar de las pruebas ciclistas. La recesión económica se ha llevado por delante en los últimos años pruebas como la Euskal Bizikleta, la Clásica de Alcobendas, el Gran Premio de Llodio, la Clásica de los Puertos…

Ciertamente todavía estamos en un momento en el que podemos permitirnos el lujo de considerar “fracaso” un segundo y tercer puesto en un Mundial porque sabemos que nuestros ciclistas son capaces de aspirar a todo, pero no queda claro quién tomará la batuta en la siguiente generación, quién será el futuro Joaquim, el futuro Contador, el futuro Valverde… Por lo pronto no contamos de momento con un futuro Oscar Freire para dominar los sprints.

De verdad, no quiero sonar siempre pesimista, en absoluto, pero lo admito, me acostumbro a los grandes éxitos de nuestros ciclistas, que son muchos, y se que cuidando este bonito deporte somos capaces de entrenar y formar a muchos nuevos campeones, y por eso mismo merece la pena ser exigente. Espero que en 2014 nuestros ciclistas sigan a tanto nivel que un subcampeonato del mundo en ruta sepa a poco.

DAVID ABELLÁN FERNÁNDEZ

Sus bicicletas de montaña http://www.bikester.es/bicicletas/bicicletas-de-montana.html

Froome – Contador y la sombra del dopaje

6
1023501-16522178-640-360

Contador y Froome. Foto Eurosport España

Ante todo me disculpo con el lector por lo que acabo de hacer pero sí, en efecto, he utilizado un título tendencioso para captar la atención de todo aquel que quiera leer esta lineas. Sin embargo, no ha sido con intención de conseguir más visitas sino para que en la cabeza de todos y cada uno, aunque sea por una fracción de segundo, se pasee la idea latente que quiero compartir.

Nadie, ningún medio de comunicación visible, se atreve de momento a dedicar una portada a este asunto pero se susurra en todas partes, periódicos, radio, blogs… En la cabeza de mucha gente empieza a hablarse sobre el rendimiento de los ciclistas llamados a pugnar por la victoria final del Tour de Francia 2013: Alberto Contador y Chris Froome. Después de dos semanas de competición ya ha quedado claro que el primero no encuentra su punto en la Carrera y el segundo está a un punto y medio de los demás. Y como era de esperar, no son pocos los que comienzan a hacer comentarios y confluir en un mismo lugar: Contador, desde el escándalo de dopaje ya no está a su nivel anterior (conclusión: se dopaba) y Froome hasta 2011 no era un corredor destacable y de repente ha eclosionado con una fuerza sólo vista últimamente por Lance Armstrong (Conclusión: se dopa).

Pues bien, quien me haya acompañado hasta aquí habrá pensado que creo que Froome oculta algo y que su rendimiento es inusualmente bueno. Pero nada más lejos de la realidad. Me encanta verlo sobre la bicicleta con esa forma de atacar haciendo el molinillo, es decir, sin levantarse de la bicicleta y utilizando un desarrollo muy bajo. Está haciendo del Tour de Francia una exhibición de poder. Y ahí el problema. Tan dañado está este deporte de dar pedaladas que cuando busco en internet o cualquier otro medio, encuentro tantas alabanzas como sospechas hacia el corredor de origen keniata. Y me da rabia porque no tengo motivos para pensar que eso sea así a pesar de encontrar incluso estudios de biomecánica, física etc. al respecto y cómo no, las temibles comparaciones con la subida al Mont Ventoux de 2000 protagonizada por Marco Pantani y Lance Armstrong en circunstancias muy similares y demostrado hoy día que iban dopados. Con el título de este artículo he pretendido crear esa dualidad: que unos puedan pensar, “sí, sí, nada de dudas, se dopan”. Y otros piensen, “ya está, otro conspirador”. Y así llegar a la conclusión que quiero extraer: tan machacado se encuentra este deporte que ya nadie gana sin sufrir las sospechas del dopaje. Si te exhibes, seguramente ocultas algo, si pierdes repentinamente nivel respecto a otros años seguramente te dopabas. La gente ya asimila ciclismo y dopaje en una sola idea. Nadie que se precie de ganar una gran vuelta por etapas podrá estar a salvo de las dudas. Y es una lástima, por ellos, los ciclistas limpios, y por los aficionados a este deporte que consideramos el Tour algo mucho más grande que el programa que pones en las calurosas tardes de verano para acompañar con la siesta y que hemos tenido que ver cómo (en mi caso al menos, por edad) los grandes ídolos de juventud Armstrong, Pantani, Ullrich, Basso, Jalabert… eran descubiertos haciendo trampas.

Todos necesitan un voto de confianza. Yo quiero pensar en ciclismo, no en ciclismo-dopaje y sudar de forma nerviosa cuando alguien se exhibe demasiado. Quiero hablar sobre las bondades de los primeros espadas del pelotón sin que nadie me diga que son uno tramposos. Si lo son, que se demuestre. Si no, no. Espero de corazón que el ciclismo se limpie y limpie esa imagen.

Por lo pronto, enhorabuena a Froome, ¡bravo! por su gran victoria de ayer en el Mont Ventoux vestido de amarillo, como hiciese Merckx en 1970. Es un puerto inhóspito que corona a los grandes campeones.

froome_14

DAVID ABELLÁN FERNÁNDEZ

Lance Armstrong “No se puede ganar siete Tours sin doparse” (COMPLETO)

Oprah Interviews Lance Armstrong

Reeditamos esta vez completo, el artículo sobre Lance Armstrong y su confesión de dopaje en la entrevista mantenida con Oprah Winfrey en Discovery Max, grabada el día 15 de enero y emitida en dos partes. Como ya dije, Lance se convierte así en uno de los mayores fraudes, si no el que más, de la historia del deporte y lo mantengo después de ver la entrevista completa. Sorprende la actitud fría y cínica del americano, aunque se nota a simple vista que lo tiene todo calculado. Dice mucho pero a la vez no esclarece nada. Antes de la entrevista estuvo hablando con sus abogados, entendemos que para ultimar los detalles.

A lo largo de la primera parte rehuye toda confrontación con sus ex compañeros u otros miembros del pelotón. Responde de forma parca y general y Oprah no incide en ello por lo que entiendo, como es lógico, que hay muchas cosas pactadas en esta confesión televisiva. Y lo mismo ocurre cuando le preguntan si había más personas que conocían todo lo que Lance estaba haciendo durante su etapa ciclista. Se limita a decir “yes, yes”.

El, se supone, verdadero lado humano de Armstrong no sale a reducir hasta la mitad de la segunda parte de la entrevista en donde se le ve emocionado por momentos cuando trata de explicar lo que siente al contarle la verdad a sus hijos y al ver a su familia verdaderamente afectada. No soy psicólogo así que  imagino que, en este sentido, hasta el propio Lance es humano y sufre por ello.

En definitiva, aunque él lo dice claramente, no queda claro el objetivo de su entrevista. ¿Una confesión para sus hijos? ¿Poder volver a competir? Puede que la presión haya podido con él y quiera confesar para limpiar su conciencia. O tal vez no, igual que con Pedro y el lobo, llega un momento en que cuando es cierto, nadie te cree así que puedo entender que esta entrevista sea recibida con absoluto escepticismo y sobretodo con indignación. Ya es absolutamente un ídolo caído y creo que lo que pueda acontecerle a nivel deportivo al público ya le da igual.

No quiero extenderme demasiado porque la entrevista está ahí y que cada uno saque sus propias conclusiones. Ahora, la cuestión sigue en manos de la USADA y la justicia deportiva Norteamericana y no es fácil aventurar las consecuencias globales que le puede acarrear esta situación a Lance Armstrong. Lo veremos con el paso de las semanas.

DAVID ABELLAN FERNANDEZ

Los doce mejores momentos de este 2012 que termina

2012 nos deja dentro de muy pocas horas. Por eso, en Con D de Deporte hemos creído razonable buscar los doce mejores momentos del año del mundo del deporte. La verdad que no ha sido nada fácil elegirlos, y eso es algo que obviamente nos encanta. Continue Reading

¿Caída definitiva? Volumen II

En la primera parte de esta entrada terminaba diciendo que le toca mover ficha a la UCI. En efecto, la USADA tiene clara su culpabilidad y pide la desposesión de todos los títulos conseguidos por Armstrong entre 1998 y 2011 lo que incluye sus siete Tour de Francia y el Bronce olímpico de Sidney pero es la Unión Ciclista Internacional quien deberá pronunciarse al respecto. Como bien comentaba recientemente Oscar Pereiro, ganador del Tour en 2006, el reglamento antidopaje prevé la prescripción de las sanciones en un plazo de 8 años lo que significaría retrotraerse sólo hasta el año 2004 y, en todo caso, el conflicto UCI – USADA es patente desde hace años por lo que no queda nada claro el resultado final.

Continue Reading