Visto lo visto, yo también quiero ser un periolisto

principal-la-redaccion-grande_1-es_1

A veces no termino de entender por qué  no cobro por esto, por este blog que incluso me cuesta dinero mantenerlo. No puedo entender por qué yo escribo por el mero hecho de entretenerme y entretener al que quiera leerme y, a pesar de esa libertad de la que dispongo, sea capaz de meter menos el cazo que un enorme sector del periodismo deportivo español que vive de ello.

Como muchos sabréis el domingo jugaba España contra Albania un partido de clasificación para el Mundial de 2018, partido que terminó 0-2 y que dejó cosas interesantes: un Diego Costa que se afianza como goleador en la Roja, una Selección que comienza a funcionar como Lopetegui quiere, que juega bien y que busca consolidarse de nuevo etc.

Pero no fue eso lo que levantó una enorme polvareda. Fueron las mangas de la camiseta de Piqué. Un murmullo en crecimiento entre las redes sociales nada más comenzar el partido advertía que “algo” estaba pasando, algo que derivó para los medios de comunicación en un hecho “evidente” e “indubitado”: Piqué había recortado las mangas de su camiseta en las que aparecen los colores rojo y amarilla de la bandera. Tal cual. Historia de nivel, debieron pensar. Y como era de esperar, como lo importante no es contrastar las noticias sino generar atención, pues adelante, revuelo. Claro que, nada más terminar el partido resultó que las mangas famosas se habían recortado de una camiseta de manga larga que NO lleva los detalles de la bandera…

Apenas ha pasado una semana de la rajada del Pichu Cuellar. Vale que no está bien acusar a alguien de ser un idiota o un hijo de puta, pero en todo lo demás llevaba más razón que un santo. Y su discurso escoció y mucho a los medios de comunicación, algo lógico dada la (enésima) metedura de pata por falta de atención y de contraste de información. Pero es que además resulta que, a pesar de la sesión de autocrítica de los días posteriores, nada ha cambiado (qué sorpresa). Tenemos un problema grave en este país respecto al periodismo, y en este caso concreto, del periodismo deportivo que queda retratado cada vez con mayor frecuencia. Lo grave no es equivocarse, que puede ocurrir, sino la reiteración de errores en cosas que son básicas y respecto a una serie de informaciones que son amarillas, insustanciales o que no tienen nada que ver con el deporte. Cierto es que Piqué es un jugador al que le gusta estar en primera línea de fuego con sus gestos o sus frases pero la información hay que contrastarla y hay otra cuestión relevante: aunque lo que diga o haga pueda ser una chorrada como un piano, no es un jugador que guarde sus pensamientos. Si hubiese querido reivindicar algo, lo habría hecho y lo habría dicho. Y con ello se podría entrar a valorar. No me extraña que el chico quiera dejar la Selección…

Y de todas formas, qué más da. Que diga lo que quiera. La cuestión es que la diferencia entre Piqué, entre yo como bloguero, y el periodismo, es que éstos últimos deben contrastar, investigar y comprobar la veracidad de lo que informan. Si no lo hacen, ¿en qué se diferencian de mí? Ahora resulta que Twitter tiene mayor poder periodístico que el propio periodismo deportivo. Marca, Diario AS, o el Chiringuito de Jugones (cómo no) cayeron y publicaron la “noticia”. Y en un excelente alarde de autocrítica, el enésimo, borraron los tweets y demás noticias relacionadas. Todo muy profesional. Y así todas las semanas

Cada vez cuesta más ver o leer periodismo de calidad. Es una especia en extinción.

tweet-pique

DAVID ABELLÁN FERNÁNDEZ

La gran castaña de Villar a Cruyff que dio la vuelta al mundo

villar-expulsado

Ahora que suenan cantos de sirena en la UEFA con la candidatura de Ángel María Villar, (presidente eterno de la RFEF durante veintiocho años, ahí es nada), a presidente del máximo organismo del fútbol europeo, vamos dedicar unos minutos a recordar aquí una pequeña anécdota que, en su día, dio la vuelta al mundo y que tuvo al bueno de Villar como protagonista.Continue Reading

Col de Menté, la montaña que derrotó a Luis Ocaña

imagen-sin-titulo

No fue Luis Ocaña una persona conformista. Nunca supo serlo, y tal vez por eso su ambición fue capaz de convertirle en el primer ciclista en hacer dudar al grandísimo Eddy Merckx en una época en la que el mero hecho de atacar al belga iba más allá de lo mínimamente tolerable.Continue Reading

Bye bye. El fin de ciclo del fin del ciclo

1467042105_032047_1467055470_noticia_normal

Que se veía venir era algo que olía desde kilómetros. Ayer llegó lo que nadie quería pero muchos sospechaban: la tempranera eliminación. Y con la derrota frente a Italia, España perdía además la oportunidad de hacer historia con su tercera Eurocopa consecutiva y certificaba, si es que no está certificado ya, el descenso de la Roja a un escalón inferior. Guste o no guste, ya no es referencia mundial.

Y no hay fin de ciclo. Quienes apuntan eso creo que han olvidado el batacazo que se metió la Selección en Río de Janeiro escenificado principalmente en aquel humillante 1-5 que encajó en su debut frente a Holanda. Tras aquel ridículo llegó Chile para rematarnos y bajarnos a todos de la nube (a la que por otra parte estábamos subidos todos de forma más que merecida). Pero es que, ciertamente, aquel 13 de junio de 2014 sí certificó que los años de gloria habían terminado.

España ha tenido una generación tan sumamente brillante que era, es y será casi irrepetible. Pero eso no significa que no se trabaje para lograrlo de nuevo. Y no se ha hecho… Xavi, Xabi Alonso y Villa hicieron las maletas (Puyol lo había dejado un poco antes) y tocaba empezar un ciclo de cambio que, por otra parte, primer error grave de Del Bosque, debió producirse antes de llegar a Brasil. A la dolorosa eliminación del Mundial le siguió otra derrota contra una grande como Francia en un amistoso y otra no menos sorprendente contra Eslovaquia en la fase de clasificación para la actual Eurocopa lo que suponía la cuarta derrota en seis partidos. Malo malo. Desde el Título en 2012 once jugadores habían debutado con España antes de Brasil 2014. Después de eso llegaron las prisas y hasta dieciséis jugadores estrenaron internacionalidad en sólo un año. Y a lo largo de 2016 hasta once jugadores más han debutado antes de Francia. Y al añadido de la revolución en el grupo a marchas forzadas hubo que añadir también la polémica de la presencia de algunos jugadores como Diego Costa o Casillas, que por rendimiento no estaban a la altura de las circunstancias y recordaban a errores pasados.

Y con todo esto, sonó el despertador y llegó la Eurocopa. Como es habitual en estos casos, el seleccionador que todos llevamos dentro nos decía una cosa y…Del Bosque tenía otras ideas y llegaron algunas sorpresas dejando a Isco y a Saul fuera y metiendo a Cesc y Pedro cuyo rendimiento ha sido bastante pobre a lo largo de la temporada. Siguió insistiendo en Bartra, jugador casi inédito en el Barça, certificó que Mata ya no entra en sus planes y dejó fuera también a Alcácer (aunque la explosión goleadora de Morata ha salvado la papeleta en ataque).

Escándalos con Torbe al margen, la Selección comenzó bien contra la República Checa. Costó una barbaridad abrir la lata pero las cosas funcionaron. Nolito de titular se mostró como una opción real, Iniesta estuvo imperial y el gol de Pique sirvió de bálsamo en su relación con la afición. Y con Turquia se rozó el clímax. Goleada en un torneo escaso de dianas y Morata se destapó por fin como el nueve que necesitaba España. Todo iba bien pero ¡ay!, llegó Croacia…

Los croatas no eran ni Turquia ni la República Checa. Eran un equipo competitivo. Y se notó en su concepción táctica. Se acabó subir el balón jugado desde atrás. La presión adelantada hizo sufrir a la Selección y, pese a que Morata ponía a España por delante, un gol antes del descanso metió el miedo en el cuerpo y la segunda parte mantuvo las malas sensaciones que se volvieron pésimas con el gol de Perisic casi al final. El equipo estaba reventado físicamente y la derrota acababa de meter a la Roja en la ruta de la muerte hacia la final. De haber tenido enfrente en octavos a una desdibujada Portugal y un cuadro relativamente sencillo, nos endosaron a Italia. Y se acabó….

Se acabó por muchos motivos. Se acabó porque después de tres partidos repitiendo alineación los síntomas de cansancio y falta de frescura eran evidentes. Del Bosque lo justificó en la unidad del grupo y en que el juego de toque genera menos desgaste pero la realidad es que desde Croacia se hizo palpable lo contrario. Tal vez fue el miedo a arriesgar. Quién sabe.

Se acabó porque España no tiene liderazgo, no tiene ansia de ganar. Se insiste en la Furia española pero sinceramente no aparece por ningún lado. La escasa capacidad motivadora de Del Bosque supone un lastre cuando el equipo necesita un plus extra que no puede obtener en el terreno técnico/táctico, y los capitanes y pesos del vestuario: Ramos, Cesc etc, no han aportado nada específico en ese aspecto.

Se acabó porque el tiki taka está trillado no, lo siguiente. No hace falta un curso de entrenador para encontrar las claves para contrarrestarlo. Desde hace dos años los resultados positivos frente a selecciones potentes han caído con cuentagotas. Saben a qué jugamos y saben lo que tienen que hacer. El tiki taka en su concepción actual ha caducado.

Se acabó porque no hay plan b cuando las cosas pintan feas. El baño táctico de Antonio Conte a Del Bosque fue tremendo y, como era de esperar, no hubo posibilidad de reacción. Italia nos comió.

Se acabó porque esta España se hunde cuando pintan bastos. La Selección fue contra Italia lo mismo que contra Chile en Brasil. Cuando encaja un revés no sólo no se sobrepone sino que baja aún más los brazos. Imperdonable para el nivel de esta Selección.

Se acabó porque la transición prometida no ha llegado. Thiago y Koke no terminan de liderar este proyecto y jugadores como Nolito necesitan más tiempo para asentarse. Había tiempo, sí, pero Del Bosque dejó que pasase demasiado.

En definitiva, hace mucho tiempo que la Selección necesita un proyecto nuevo, un proyecto sólido y, no menos importante, un sistema de juego nuevo o, por lo menos, distinto. La generación de 2008-2010 no volverá, y que no haya un recambio igual no es culpa de nadie. Simplemente fue una generación demasiado buena. Pero ya está, es pasado. Hace tiempo que es pasado. Y si España quiere optar a algo real en dos años, tiene que ponerse las pilas ya. El ciclo se cerró (si es que no lo estaba ya). Ya no somos vigentes campeones de nada. Toca inventar un nuevo proyecto, ilusionante y campeón. Siguiente parada: Rusia 2018.

DAVID ABELLÁN FERNÁNDEZ

Cuando los caminos del fútbol se vuelven inescrutables

real-campeon

“El fútbol no es justo”. Seguro que muchos atléticos llevan pensando en ello las últimas veinticuatro horas. Pensando en el “Otra vez”, en el por qué. Pensando en que van tres veces ya… dato que, por cierto, convierte al Atlético en el equipo con más finales perdidas de Champions sin haber obtenido un sólo título. Hace dos años fue un minuto fatídico con el cabezazo de Sergio Ramos cuando el partido agonizaba y, en esta ocasión, un palo, un miserable poste de diez centímetros,  preparado para destrozar la ilusión de miles de personas.Continue Reading

Puro romanticismo en el corazón de Leicester

160501114942-05-leicester-city-restricted-super-169

Hoy es un día bonito para el fútbol. En la era de los contratos millonarios, de los jugadores envueltos en glamour y portadas de revistas, parece que todavía nos queda un rayo de esperanza. Y es que esta Premier del Leicester es sin duda la Premier de todos. No es cuestión de pensar si, ahora que son campeones, es fácil ser de los Foxes, y no antes cuando penaban por no descender al Championship, sino de aferrarse a la idea de que el fútbol no es sólo dinero, mercado y poder.Continue Reading

Aston Villa, un Campeón de Europa descendido

Agbonlahor1_1500x1_2799929a 1

Hace unos días se confirmó en el corazón de Birmingham algo que era un secreto a voces desde hace semanas: el equipo principal de la ciudad, el Aston Villa, jugaría en el Championship (La segunda inglesa) la temporada que viene. Un gol de Marcus Rashford, último descubrimiento del Manchester United, condenó a los villanos  de forma definitiva y consumó el descenso y final de un año sangrante, con una derrota tras otra que ha terminado con el equipo como uno de los peores colistas de la historia de la Premier League. Continue Reading

Rincón Champions: PSV Eindhoven. Paso a paso se forja un campeón

ec

Cuando Hans Gillhaus marcó el segundo gol al Rapid de Viena pocos podían imaginar que ese sería el último partido que ganaría el PSV Eindhoven en la Copa de Europa de 1988. Y sobre todo que, pese a ello, se convertirían en campeones. Un equipo el holandés que además había vivido a la sombra de los grandes holandeses durante toda su historia. Cuando no había sido el férreo dominio del Ajax de Amsterdam, había el Feyenoord el que había ocupado su lugar. Continue Reading

1996, el Gran Premio de Jerez que el exceso de fervor arrebató a Crivillé

FullSizeRender

Que Jerez es un templo del motociclismo está fuera de toda duda. Basta con ver cómo año tras año, más de cien mil personas abarrotan las gradas del circuito y llevan en volandas a nuestros pilotos hasta la linea de meta. Ganar allí es, desde luego, algo especial.Continue Reading