Los Leones vuelven a rugir con toda su fuerza

Quien más quien menos, muchos aficionados a esto del fútbol habían oído hablar de las gestas del Athletic de Bilbao, de la furia de los leones, de los tiempos de un Javier Clemente que ganaba títulos en el banquillo, de la época de míticos como Sarabia, Goikoetxea, Zubi etc. en definitiva, de un tiempo en el que los equipos vascos dominaban el panorama futbolístico y subir a jugar al norte era un auténtico quebradero de cabeza para equipos como Real Madrid y F.C Barcelona.

Sin embargo, para los más jóvenes esto empezaba a sonar a batallitas de antaño pues treinta y un años, ni más ni menos, ha tenido que esperar el Athletic Club de Bilbao para volver a sonreir y levantar un título. Y por insistencia no habrá sido desde luego. Atrás quedan las finales de Copa perdidas (1985, 2009, 2012 y 2015) y el subcampeonato de Liga de 1998. Demasiados sinsabores en todo este tiempo.

Ayer eso terminó. Desde aquel gol de Endika al Barça de Maradona en la Copa y aquella agónica victoria en la última jornada frente a la Real Sociedad que dio a los Leones el doblete en 1984 (Triplete pues se adjudicaba automáticamente la Supercopa de España entonces) ahora era el turno de la generación de los veteranos Aduriz, Gurpegui, Iraizoz, Mikel Rico (Ay Iraola, por meses no has podido levantar el trofeo) unida a los jóvenes talentosos: San José, De Marcos, Eraso etc. Y no sólo cumplieron, hicieron mucho más. Desarbolaron al mejor Barcelona desde la época del sextete de Guardiola, que por cierto Luis Enrique ya no podrá igualar. Y en todo ello ha tenido mucho que ver la mano de Ernesto Valverde, un entrenador que ha entendido como pocos la forma de sacar el máximo partido a una plantilla que no rebosa una calidad exultante, y que ha tenido que ver como talentos clave como Javi Martínez, Llorente o Ander Herrera abandonaban el barco en los últimos años, pero a la que le sobra un corazón enorme y una capacidad de sacrificio que permiten al Athletic estar siempre en resultados por encima de sus propias prestaciones. Su forma de desplegar la presión en todo el campo durante los noventa minutos en ambos partidos, una defensa entonada y  bien colocada y un férreo marcaje a Messi no sólo le han dado un título, sino que han dado una gran lección de cómo anular al hoy por hoy mejor equipo del mundo, con perdón para otros equipos que en todo caso deberán demostrar que me equivoco. En dos palabras, fútbol físico y táctico. Junto con la lección de pundonor del Sevilla en la Supercopa de Europa, el Barça sale tocado por el momento y el Athletic fortalecido después de un año difícil pues la final de la Copa del Rey no esconde un año gris en el que el equipo no estuvo a la altura de lo que se esperaba. 2016 parece que verá una nueva cara de los Leones. Y a Muniain por supuesto, el gran ausente de esta cita por lesión. Con suerte volverá a jugar antes de final de año.

Y tirón de orejas eso sí al Athletic por no sacar la gabarra a pasear por la ría. Cualquier título oficial es un triunfo y no merece romper las tradiciones de un Club. En lo demás, ¡Txapeldunak Leones! Y Leona.

DAVID ABELLÁN FERNÁNDEZ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s