Jonah Lomu y el placaje que deshizo los hilos del amateurismo

El pobre Mike Catt, zaguero de Inglaterra, no estaba preparado para frenar a esa locomotora. Aquel instante de un lejano 18 de junio de 1995 que transcurría en Ciudad del Cabo en plena Copa del Mundo vio morir (si no lo había hecho ya) el amateurismo en el deporte oval, una rígida y tradicional costumbre que pregonaba que todo aquel que jugase al rugby, lo hacía exclusivamente por amor al arte ya fuese en un equipo de amigos o en un estadio de sesenta mil personas.

Will Carling, capitán inglés se desesperaba. De qué demonios sirven sus dos ensayos y el empeño británico si un chaval neozelandés de sólo veinte años pero 1,96 de estatura y un peso medio de ciento veinte kilos que puede correr los cien metros en 10.89, ha destrozado literalmente a su equipo con cuatro ensayos y una sonrojante derrota en las semifinales. Y para colmo, con ello además se había cuadrado el círculo, todas las naciones británicas habían hincado la rodilla estrepitósamente ante la Nueva Zelanda de aquel llamado a convertirse en la primera superestrella del nuevo rugby mundial, Jonah Lomu.

Mientras el propio Carling, Tony Underwood y el pisoteado Mike Catt todavía ruedan por el suelo, los All Blacks celebran el ensayo que comenzaba abrir las puertas de una final (que no ganarían) y mostraban al mundo el futuro del rugby. Esa dolorosa anotación junto con las demás, hand off espectacular incluido de nuevo a Underwood en el último como si fuese de cartón, sellaban el destino profesional de un deporte en el que cada vez era menos concebible que un internacional se sentase en su despacho de nueve a cinco de lunes a viernes y se marchase después a entrenar.

Lomu-revelation-du-Mondial-1995_diaporamaPero mientras se daba forma al futuro profesional, a Lomu le dio tiempo en aquel Mundial para anotar siete ensayos, cinco de ellos entre cuartos de final y semifinales, y convertirse en la primera gran estrella del deporte oval hasta el punto de editarse videojuegos con su propio nombre. A día de hoy sigue siendo el máximo anotador de ensayos en citas mundialistas, con un total de quince (Edición:  Récord igualado por Bryan Habana el 7 de octubre de 2015) y quién sabe dónde habría llegado Lomu de no haber sufrido problemas renales durante casi toda su vida profesional, pero eso ya es otra historia. Seguramente la imagen de su vida deportiva sea precisamente esa, aplastando literalmente a Mike Catt. Los tres cuartos ingleses aprendieron la lección y cuando ganaron su Mundial en 2003 pesaban de media quince kilos más, rozando o superando la centena, algo más acorde al profesionalismo que sólo diez años antes comenzaba a ser un secreto a voces.

Siendo purista o no de las tradiciones del rugby, la Copa Mundial de 1995 dejó unos saldos económicos positivos que superaban ampliamente las expectativas iniciales. El público dictó sentencia y decidió que quería más Jonah Lomus en el mundo oval. Años atrás, jugadores como David Campese, estrella australiana del rugby generalizaron las primeras ideas del profesionalismo, pero éstas servían de puertas adentro. Él cobraba bajo cuerda para ser estrella de su equipo y potenciarlo desde dentro pero no era el mediatismo mundial el que imponía sus entonces remuneraciones para mejorar el espectáculo. O quizá sí pero no al nivel que generó Lomu. Con todo ello, el rugby cambió para siempre en todas sus facetas tanto de juego como extradeportivas. Maduró como competición, tal vez perdió como deporte, un debate difícil de gestionar y que aún hoy divide a la comunidad oval.

Dedicado a Jonah Lomu, fallecido el 18 de noviembre de 2015. Para siempre, un referente del mundo oval.

DAVID ABELLÁN FERNÁNDEZ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s