España sigue engrasando la maquinaria de cara al Mundial

1

Pedro-celebra-su-gol-ante-Ital_54402074729_54028874188_960_639

Luces y sombras. O sombras y luces. España volvía al terreno de juego tras la pésima gira africana de noviembre, y lo hacía con un miembro de excepción, Diego Costa, que después de su primera convocatoria fallida podía al fin vestirse de rojo (o de negro más bien) y coronar el ataque de la Roja.

Era un momento de probaturas y Del Bosque lo sabía. Los que estuvimos anoche en el Calderón (Pocos, menos de los que Luis Aragones merecía, pero que se lo pregunten a los horarios y precios “populares” de la Federación) pudimos ver algunas cosas interesantes. La primera ya la he comentado. Diego Costa debutaba como delantero pero ya sobre la pizarra quedaba en una situación complicada pues España salía en ataque con Cesc de falso nueve con Pedro por la derecha y el propio Costa escorado a la izquierda. Se adivinaban pues dudas desde el minuto uno y se confirmaron a lo largo de los ochenta y nueve restantes. Como meter a un león en una jaula de tres por tres, el hispanobrasileño se vio pronto privado de los espacios en los que le gusta trotar y tumbar rivales y se mostraba impotente a la hora de buscar su papel en ataque, sin correr y sin luchar, tocaba optar por pase y continuidad, no precisamente su perfil de jugador. Por defecto, como buen nueve se terminaba yendo al centro sin mucho que hacer más allá de ver cómo el balón fluía en la frontal a diez metros de su posición. En definitiva, le queda adaptación y poco tiempo. Y España no va a cambiar su juego así que le tocará a él reconvertirse.

En el resto de lineas, Thiago Alcántara cumplió con creces su papel. Desde su fichaje por el Bayern el chaval ha crecido una barbaridad. Mucho más seguro de lo que hace, cada pase era una elección con criterio y solvencia. Todas las acciones de España pasaban al menos una vez por sus pies. Esto es fundamental para mantener la identidad del juego de una Selección en la que guste o no Xavi y Xabi Alonso envejecen y necesitarán un sustituto. Del Bosque lo sabía y alineaba a Thiago acompañado de Busquets en una suerte de doble pivote creativo destructivo que tan de moda están a día de hoy. El gran beneficiado de la buena transición ataque-defensa era como no Andrés Iniesta, a día de hoy la clave absoluta de este equipo, que como siempre, corrió, regateó, se ofreció, generó espacios, los buscó y un largo etcétera.

Atrás, las miradas se centraron en Javi Martínez en su rol de central y la prueba de confianza a un Cesar Azpilicueta en un gran estado de forma en el Chelsea de Mourinho y que podría apuntar a titular en el Mundial. Jordi Alba cumplió con creces por la izquierda con el justo equilibrio en su contribución ataque-defensa complementado con Iniesta. Es y será titular indiscutible, igual que Ramos que cumplió con su papel. En definitiva, sobriedad en la linea defensiva en términos generales. Sustituir a Puyol será harto complicado pero no se puede decir que estemos mal en la zaga.

Bajo palos no habrá sorpresas seguramente. Casillas paró su racha personal en 319 minutos y sumando. No encaja un gol con la Selección desde la infausta final de la Copa Confederaciones y refrenda su buen momento en la portería. Aquí los ecos del debate sobre su titularidad se dejan oír menos. Valdés y Reina le acompañarán en Rio con total seguridad.

En cuanto a las pinceladas del partido, poco que añadir a las crónicas. España dominó el juego frente a Italia, se hizo con la posesión (cómo no) y desesperó al personal con su miedo crónico a rematar a puerta. En ese sentido, Pedro ponía las mejores oportunidades con su eléctrico toque de balón pero el balón solía morir en la frontal. La segunda parte hizo que su electricidad se traspasase al ambiente con la salida de un Silva que revolucionó por completo al equipo. Creció el ritmo e Italia se vio empujada cada vez más fuera del partido sobreviviendo con el ingenio solitario arriba de Osvaldo y la descomunal calidad al pie de Pirlo que no salió de inicio. Al final cayó el gol en una gran combinación Iniesta, Silva, Pedro que culminó éste último. Y el partido al saco.

¿Conclusiones? Que Del Bosque tiene mucho para elegir pero ningún partido más para experimentar. Cuando lleguen Bolivia y El Salvador ya deberá tener la lista completa en donde a buen seguro habrá algunas sorpresas. Tampoco veremos sorpresas en el esquema de juego mostrado hasta ahora pero sí diferentes alternativas en función del devenir de los partidos: Fútbol control vs fútbol eléctrico en donde Navas, Silva o Pedro tendrán un importante papel. Quedan noventa y siete días y descontando.

DAVID ABELLÁN FERNÁNDEZ

Anuncios

One thought on “España sigue engrasando la maquinaria de cara al Mundial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s