Gustavo “Guga” Kuerten. Un simpático campeón

Cuando se escucha el nombre Guga Kuerten, la mayoría de los aficionados del tenis esbozamos una sonrisa recordando unos pelos rizados enredados entre un coletero y el rostro alegre de un brasileño muy carismático que, no obstante, llegó a desplegar un nivel de tenis sobresaliente durante los años que las lesiones se lo permitieron. Llegó a ser número uno y a ganar nada menos que tres Roland Garros y quien sabe si este palmarés no se hubiera incrementado de no haber tenido las dificultades físicas que le minaron el rendimiento, especialmente sus problemas de espalda. Sin embargo, el recuerdo que nos ha dejado Guga es el de su amplia sonrisa y el buen trato que en todo momento brindaba a espectadores, periodistas y compañeros de profesión.

La vida de Guga no fue fácil, ya que a temprana edad tuvo que sobreponerse a dos contratiempos familiares. Cuando tenía ocho años de edad, su padre, jugador de tenis a nivel amateur, falleció cuando arbitraba un partido infantil en la ciudad de Curitiba a causa de un ataque al corazón. Por otro lado, su hermano menor nació con una insuficiencia respiratoria que le ocasionó retraso mental y anomalías físicas durante toda su vida, hasta su fallecimiento en 2007. Este hecho marcó a Guga y se implicó en la lucha contra esta enfermedad. Así, creó una organización en su pueblo natal, Florianópolis, dedicada a ayudar a personas que padecen de dicha enfermedad, a la que donaba las ganancias obtenidas en algún torneo que disputara cada año. Por otra parte, Guga también le obsequiaba a su hermano los trofeos que ganaba.

Guga comenzó a jugar al tenis con seis años, a las órdenes del conocido entrenador brasileño Oscar Wegner. Pero no fue sino hasta los catorce años cuando su nuevo entrenador Larri Passos convenció a Guga y a su familia que podía ganarse la vida jugando al tenis profesionalmente. Desde ese momento, Guga se dedicó a participar en torneos juveniles alrededor del mundo. Finalmente, en 1995, a la edad de diecinueve años, Guga se convertía en profesional.

En 1997 Guga pasaría a la historia al ganar su primer Roland Garros. Las derrotas de los americanos “Pistol” Pete Sampras y Michael Chang, rankeados uno y dos en ese momento, ante sus verdugos el sueco Magnus Norman y el español Sergi Bruguera respectivamente, dejaban el torneo bastante abierto. En su camino al título, sin embargo, Guga daría la sorpresa eliminando en cinco sets al austriaco Thomas Muster, en ese momento número cinco del mundo, en tercera ronda, y al ruso Yevgeny Kafelnikov, número tres del mundo, en cuartos de final, también en unos apasionantes cinco sets, para finalmente verse las caras en la final con Sergi Bruguera, número dieciséis del mundo, a quién batiría en tan sólo tres sets. Así, Guga ganaba su primer Grand Slam.

En 1998, Guga ganaría los torneos de Stuttgart y Mallorca, pero caería en las primeras rondas de los Grand Slam, cuando se esperaba que hiciera un mejor papel dado su espectacular triunfo el año anterior. Sin embargo, al año siguiente, ganaría un par de Masters Series, como son Montecarlo y Roma, aunque lo mejor estaba por llegar. El año 2000 será un año especialmente marcado en la memoria de Guga, el año en el que alcanzó la cima. Comenzaría ganando el torneo de Santiago de Chile ante el argentino Mariano Puerta en febrero. Posteriormente, ganaría a principios de mayo el Masters Series de Hamburgo ante Marat Safin y, a finales de ese mes, se alzaría una vez más con Roland Garros, lo que supondría su segundo Grand Slam. Esta vez ya no era un jugador revelación sino un jugador consagrado. En el Ranking ATP ostentaba el quinto puesto y era además cabeza de serie. Con las derrotas de los números uno y dos, Andre Agassi y Pete Sampras ante el eslovaco Karol Kucera y Mark Philipoussis respectivamente, una vez más, el camino quedaba despejado. Guga habría de deshacerse, como ya sucedería en 1997, de Kafelnikov, quien era número tres del mundo, en cuartos de final, en cinco sets. En semifinales derrotaría a Juan Carlos Ferrero en un emocionante partido que llegaría hasta los cinco sets. Finalmente, la final la disputaría contra Magnus Norman a quien había vencido en 1997. El destino esperaba a Guga para alzarse con su segundo Roland Garros y, en cuatro reñidos sets, Guga lo conseguiría.

Ese año, además, Guga se alzaría con el torneo de Indianápolis en agosto y en noviembre le esperaba el Torneo de Maestros, que curiosamente ese año se disputaría en Lisboa. El primer partido Guga lo perdería en tres sets ante Agassi, pero tras vencer a Kafelnikov y a Norman, Guga avanzaría en el grupo. En la semifinal se vería las caras con “Pistol” Pete, a quien vencería en tres apasionantes sets después de remontar el primer set. En la final se vería las caras con Andre Agassi, ante quien había sido derrotado en el primer partido del torneo y, sin embargo, conseguiría vencer en tan sólo tres sets. Así pues, Guga se alzaba con el Torneo de Maestros de la ATP, y no sólo eso, sino que se convertiría en número uno del ranking tras su magnífico año.

Al año siguiente, Guga regresaría a Roland Garros tras haber conquistado los torneos de Buenos Aires, Acapulco, y el Masters Series de Montecarlo, y se alzaría con lo que sería su tercer Grand Slam. Esta vez Guga disputaría el torneo como favorito y no decepcionaría. Tras vencer en cuartos de final a Yevgeny Kafelnikov, número siete del mundo, en cuatro sets, derrotaría a Juan Carlos Ferrero, número cuatro del mundo, en tres sets y finalmente en la final vencería a Alex Corretja, número trece del mundo, en otros cuatro sets. Ese año también se haría con el torneo de Stuttgart y el Master Series de Cincinnati.

A partir del año 2001 comenzaría el declive de Guga. El bajón de su juego se podría considerar debido a sus lesiones interminables, especialmente en la espalda, lo que fue minando su rendimiento y finalmente le obligó a retirarse en 2008 del tenis profesional, pasando a dedicarse a su pasión, el windsurf, no sin antes haber conquistado algunos torneos, en especial en su Brasil natal, en donde es aclamado por sus logros. En abril de este año, Guga ha accedido al Salón de la fama del Tenis. Todos recordaremos a Guga, además de por sus tres títulos de Roland Garros, por su título del Torneo de Maestros y por sus rizos extrovertidos, especialmente por su amplia sonrisa y su buen humor.

ANDER JAVIER AGUIRRE CARRION

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s