El señorío del rugby

rugbybuenrollo

Como una gran mayoría de personas en mi más cercano circulo social, yo me crié entorno a la figura deportiva del fútbol. En menor medida también formaban parte de mi círculo de intereses otros deportes como el béisbol, el fútbol americano o el baloncesto. Por distintos motivos, he tenido la oportunidad de asistir a eventos deportivos de alto nivel e incluso llegar a conocer las entrañas de los mismos. Para que os hagáis una idea, he asistido a un total de cinco mundiales de fútbol, unos Juegos Olímpicos, así como partidos de la liga regular de la NBA (baloncesto), NFL (fútbol americano) y  MLB (béisbol). Sin embargo, no había tenido oportunidad de adentrarme en el mundo del rugby hasta hace muy poco tiempo. Gracias a los consejos de mi amigo David y, por qué no admitirlo, los videojuegos, primero con el Rugby 2008 para ordenador y posteriormente con el Rugby 2011 Rugby World Cup Edition para Playstation 3, he conseguido conocer las reglas y los fundamentos de este deporte. Como bien ha explicado David, para conmemorar los seis meses de vida de este Blog del que orgullosamente formo parte, decidimos darnos una vuelta por tierras escocesas para presenciar in situ uno de los torneos de mayor renombre  de dicho deporte, el Seis Naciones. Disputado desde el Siglo XIX entre los cuatro países de la Commonwealth, exceptuando a Irlanda del Norte, y posteriormente con la unión de Francia e Italia, este evento desata pasiones no sólo entre los seguidores de los mismos, sino como hemos podido comprobar, también recibe espectadores de otros países y muchos de ellos españoles.

De lo que voy a hablaros principalmente en este espacio es algo que me ha llamado poderosamente la atención y es el señorío que rodea al deporte en sí. Muchos que nunca han tenido la ocasión de conocer mejor el rugby, y yo me incluyo hasta hace unos años, pueden pensar que es un deporte azaroso, promovido principalmente por la sed de violencia de sus participantes. Aquellos que observan a un jugador con toda la cara sangrando pensando solamente en acudir a placar a sus rivales y robarles el balón se llevan las manos a la cabeza pensando que el deporte no vale la pena por sus altos tonos de agresividad. No tienen idea de cuan equivocados están. Es el deporte quizá menos azaroso, en donde cada movimiento está muy calculado y planeado estratégicamente y las reglas que lo regulan están pensadas específicamente para permitir que estas estrategias sean mucho más visibles y, aunque no sea fácil de creer, también están pensadas para evitar lesiones graves entre sus participantes. Sin embargo, como es obvio en un deporte de alto contacto, los golpes ocurren y ocasionalmente alguien recibe una herida que le hace brotar sangre dejando imágenes esperpénticas que provocan revulsión entre los menos conocedores de este deporte. Para aquellos que ven el mismo con este prejuicio, voy a intentar desembarazarlo con unos alicientes de este deporte que a mí me han impresionado.

Lewis-Moody

Al entrar en el estadio de Murrayfield, estadio bellísimo por cierto, es curioso constatar que las aficiones se encuentran entremezcladas, es decir, un aficionado escoces y sus acompañantes pueden perfectamente tener a ambos lados aficionados irlandeses y viceversa. En un partido de fútbol de prácticamente cualquier liga del mundo es común observar cómo la afición del equipo visitante es enviada a un sector específico, generalmente cubierto por algún dispositivo policial o en ocasiones separado físicamente del resto de aficionados del equipo local por algún material, como por ejemplo, unas vallas o una pared. Esta diferencia en principio puede no ser tan singular, pero intenten pensar, como nos ocurrió a nosotros, en un hincha enfervorizado de su equipo que se pasa todo el partido alentando a sus compatriotas (en nuestro caso una joven irlandesa). Han sido muchas las ocasiones en las que en los partidos en los que yo he acudido a la tribuna de un estadio de fútbol, los aficionados se increpan por comentarios profanados por un seguidor del equipo rival, esto en muchas ocasiones da lugar a situaciones desagradables, a veces aderezadas con violencia. Sin embargo, en las gradas de Murrayfield, cánticos hacia uno y otro equipo eran realizados sin el menor atisbo de mala cara por la afición rival.

rugby tercer tiempo

Otro tema que es digno de mención honorífica en este deporte es la imagen del máximo ejecutor de las normas dentro del campo, que no es otro que el árbitro. En cualquier deporte que uno pueda imaginar aparece este curioso personaje siendo objeto de improperios por los aficionados de uno y otro equipo. Uno pensaría, qué le hace querer estar ahí, y es cuando uno llega a la conclusión de que ellos son los verdaderos apasionados del deporte. Pero en fin, volviendo al rugby, yo no fui capaz de escuchar una sola queja por ninguna de las dos partes en referencia a las decisiones que el colegiado haya podido adoptar. Los jugadores quizás podían llevarse las manos a la cabeza tras escuchar una decisión polémica, sin embargo, lo hacían  más a modo de lamento por haber realizado una acción errónea digna de infracción que por considerar que el árbitro erraba en su juicio.

El ambiente es otro punto que me sobrecogió. Bien es verdad que los aficionados no se encuentran cantando o saltando buena parte del partido, como sí lo hacen algunos aficionados a otros deportes, sin embargo, escuchar de repente una gaita cuando el equipo escoces se encontraba en sus peores minutos y ver a la gente ponerse a cantar el himno escoces alentando a sus muchachos a conseguir la inesperada remontada fue algo que me causó mucho respeto y admiración. Si quieren algún ejemplo visual de esto pueden consultar la película Invictus y observar a los aficionados sudafricanos cantando el Sho Sholoza, que significa seguir empujando, en el momento en que se está celebrando una melé con la perspectiva de evitar que el equipo rival anote cuando faltan pocos segundos para dar por finalizado el encuentro.

En cuanto al terreno de juego en sí, ninguna señal de romper con el fair play. No vi a los jugadores perdiendo tiempo, fingiendo lesiones o agrediendo a un rival cuando la pelota no estaba en juego. Es lógico ver a jugadores enzarzados en empujones después de recibir un fuerte placaje, pero esto no es más que una reacción natural e instintiva de una persona cuando es víctima de algún tipo de agresión, por más justificada que esta se encuentre. Aunque es cierto que después de pensárselo dos veces, el jugador se da cuenta que está obrando mal y termina por conformarse y no hacer más sangre del golpe recibido, válgame la paradoja. Incluso cuando hay un jugador lesionado en el terreno de juego, el partido continúa, y las asistencias entran a ver al afectado mientras el balón sigue volando por los aires, con el consecuente peligro que conlleva la posibilidad de ser arrollado por un jugador que no es precisamente pequeño.

En fin, esto es lo que tiene el rugby de especial, y de lo que muchos no aficionados al mismo han de darse cuenta y no pensar que por ser un deporte con un contacto atípico al resto de deportes, es decir, un golpe que en rugby es perfectamente legítimo en otros deportes sería comúnmente considerado falta “flagrante”, es un deporte salvaje y no regulado. Por ello animo a todos ellos a observar partidos y ver cómo siempre al final de que cada encuentro tanto aficionados como jugadores se dan la mano, se hacen una vez más el pasillo, y comienza lo que se denomina el “tercer tiempo”, pero esa es una historia completamente distinta.

Scotland v Ireland - RBS Six Nations Rugby Championship

ANDER JAVIER AGUIRRE CARRION

Anuncios

Con D de Deporte cumple seis meses y lo celebra con la magia del Seis Naciones

_1efe2402201317h35m1040_61c0f2a4

Seis meses, setenta y seis posts y más de tres mil quinientas visitas después, Con D de Deporte sigue a tope. Y para celebrarlo nos hemos desplazado a Edimburgo, en el corazón de Escocia, para vivir in situ uno  de los mejores espectáculos deportivos que se pueden ver en Europa: El Seis Naciones de rugby. No es la primera vez que lo vivíamos de primera mano puesto que en 2011 visitamos el Stadio Flaminio de Roma en un encuentro entre Italia e Irlanda. Pero esto era diferente.

Los distintos avatares: precios, preferencias etc. nos llevaron finalmente a Murrayfield a las afueras de Edimburgo para disfrutar del partido entre Escocia e Irlanda correspondiente a la tercera jornada del Seis Naciones que se encuentra en disputa en estos momentos. Qué se puede decir de un deporte como el rugby, infravalorado inmerecidamente por su aparente dureza y confundido en no pocas ocasiones con el fútbol americano, al cual se parece en pocos aspectos.

La ciudad de Edimburgo, completamente engalanada para acoger su enésimo partido del Torneo. Se respira rugby en cualquier punto de la ciudad: en las calles, plazas, avenidas y sobretodo en los pubs donde no importa de donde seas, no importa tu nacionalidad o si eres escocés de corazón o irlandés. Yo desde ya afirmo que mi corazón es de color azul con una cruz de San Andrés atravesándolo porque bien lo merecen después de la experiencia de este fin de semana. Y eso que irrumpí en la Ciudad con un polo (de rugby por supuesto) perteneciente al Stade Toulousain que llegó a mis manos por una mezcla de aprecio al Club en cuestión y una más que aceptable oferta económica. Sin embargo, poco he tardado en volver a España con el logo CCC de Canterbury, el Cardo y las siglas R.B.S bordadas en el pecho, amén de un bonito balón Gilbert oficial que, si bien podía haber comprado en cualquier tienda de rugby de por aquí, preferí comprar allí. Cuestiones rugbero-sentimentales.

escocia

Tras una breve toma de contacto, el domingo pusimos rumbo a Murrayfield, que se encuentra a medio camino entre el Aeropuerto y el centro de la Ciudad. Decir que eramos tres en el viaje y por una estratagema personal (aunque cruzando los dedos), fuimos cuatro al partido.

murrayfield_2127245i

Como es habitual en estos eventos deportivos, es imposible perderse. Con 67.000 plazas, Murrayfield es uno de los estadios de rugby más grandes de Reino Unido así que no hay más que seguir el infinito desfile de personas que se desplazan hacia él desde el centro de la Ciudad. Bonito por fuera, de estética sobria y moderna (Remodelado completamente en 1995), por dentro es espectacular, cuidado y elegante con el graderío en tono azul escocés como no podía ser de otra forma. Pero si vacío es bonito, lleno hasta la bandera es increíble.

la foto (11)

Y qué decir del ambiente. No se parece en nada al fútbol aun cuando la estética es similar. Pesa la historia en cada rincón. Se nota enseguida que el Seis Naciones es algo más que rugby. Hay pasado, presente y futuro en cada momento. Es como zambullirse en la historia de Reino Unido a través de un deporte. Hay que tener en cuenta que salvo Francia y, muy recientemente Italia (Desde el año 2000), el Seis Naciones se disputa entre las propias Islas Británicas: Irlanda, Gales, Escocia e Inglaterra desde 1883. Por todo ello, el momento de los himnos es tan impresionante como el propio partido y es pecado perdérselos: Ireland`s Call por un lado y Oh Flower of Scotland después. Cada uno tocado por una orquesta distinta y coreados por todo el Estadio. Ni un solo silbido y respeto absoluto, algo de lo que muchos deportes carecen. Personalmente las gaitas del Oh Flower me llegaron muy dentro y se me puso la carne de gallina. Impresionante, de verdad.

Ya centrados en el partido como tal, Escocia no se veía en una tan buena desde 2001. Yo no habría apostado un duro por su victoria pero el rugby es así. Paddy Jackson no es Jonathan Sexton e Irlanda lo notó. Una defensa portentosa de Richie Gray y James Hamilton detuvo una y otra vez las internadas irlandesas. De acuerdo, 0-8 llegó a ponerse el marcador pero pasó factura. Cuatro lineouts perdidos por Irlanda y otros tantos ganados con sufrimiento se unieron a la impaciencia (hasta seis golpes por fuera de juego pitó Wayne Barnes). Laidlaw fue implacable a palos y Escocia remontó el partido hasta ponerse 12-8. Hubo tiempo para una jugada a la mano de Irlanda con el tiempo cumplido que murió en manos de un desconocido y fallón Ronan O`Gara con un mal pase.

Con el pitido final, el éxtasis que se llevó las pocas energías que nos quedaban tras diez minutos de infarto. Todo en Murrayfield contagia hasta el punto de desear la victoria más que nada en ese momento y saltamos de alegría casi sin querer. Esta experiencia se la recomiendo a cualquiera que presuma de disfrutar con el deporte.

Tal vez por eso, las gaitas de Escocia todavía resuenan en mi cabeza. En definitiva, el mejor escenario posible para celebrar los seis meses de vida de este blog.

1361727971_0

DAVID ABELLAN FERNANDEZ

Inglaterra vuela hacia el Seis Naciones. Segunda jornada

rugby-seis-naciones-londres-2013

Una semana más, el mejor rugby de Europa se ha dado cita en el Seis Naciones para ir dejándonos unas cuantas pistas de lo que veremos al final del Torneo. Como es habitual, los pronósticos están para romperlos, aunque en esta segunda jornada va quedando bastante claro el futuro devenir de la competición.

Escocia 34 Italia 10. Se esfuma el fantasma de la Cuchara

Scotland vs Italy

Ni que decir tiene que el Seis Naciones es mucho más que una competición deportiva que hay que ganar. Hay tradiciones, orgullo, emociones etc. Y Escocia lo sabía. La sombra escocesa que se paseó por Londres hace una semana tomó forma y descubrió el equipo que pueden y deben llegar a ser. Por su parte Italia sigue sin creer que puede y pasó de gigante a sombra en el intervalo de siete días. Durante 30 minutos se peleó a conciencia en el centro del campo hasta que Visser encontró el hueco (Sí, los dichosos huecos en la defensa italiana) y se rompió el partido (13-0). Con Parisse descentrado y fallón, la conexión de Luciano Orquera se perdió, incluido su pase, interceptado por Hogg que se convirtió en el 27-3. Al final Italia bajó los brazos y se vio desbordada. Laidlaw estuvo tremendamente acertado a palos completando el abultado resultado.

Ambos han cumplido. Veremos ahora la ambición que demuestra cada uno de ellos en los siguientes partidos.

34. Escocia: Grant (Low, m.60), Ford, Marray, Gray, Hamilton (Kellock, m.67), Harley, Brown, Beattie; Laidlaw, Jackson; Visser, Scott, Lamont, Maitland y Hogg.

10. Italia: Lo Cicero (De Marchi, m.60), Ghiraldini (Giazzon, m.60), Castrogiovanni (Cittadini, m.64), Geldenhuys (Pavanello, m.68), Minto, Zanni, Favaro (Derbyshire, m.68), Parisse; Botes (Gori, m.48), Orquera (Burton, m.48); McLean, Canale, Benvenutti, Venditti y Masi.

Marcador: 3-0, m.15: golpe de Laidlaw. 6-0, m.25: golpe de Laidlaw. 13-0, m.29: ensayo de Visser, que pasa Laidlaw. 13-3, m.40: golpe de Orquera. 20-3, m.43: ensayo de Scott, que pasa Laidlaw. 27-3, m.48: ensayo de Hogg, que pasa Laidlaw. 34-3, m.69: ensayo de Lamont, que pasa Laidlaw. 34.10, m.74: ensayo de Zanni, que pasa Burton.

Francia 6 Gales 16. El Dragón se bebe el champán francés

s_gales_576x324

Mal partido el que pudimos ver en el Templo del rugby francés. Saint Dennis tuvo el triste honor de ver como Francia se deja el Seis Naciones en apenas dos jornadas disputadas. Un partido oscuro, centrocampista a más no poder. Dos selecciones que no atraviesan sus mejores momentos. Sin embargo, lo bonito del rugby es que siempre gana el mejor aunque sea por poca diferencia. Durante 70 minutos planeó el presentimiento de que Gales se llevaría el encuentro. Por algún motivo esa era la constante sensación. Y al final llegó el desenlace. George North hundió la nave francesa con un buen ensayo a falta de diez minutos que apagó la luz del XV del Gallo. Gales volvió a ser un equipo vistoso, rápido y con ganas. Se nota enseguida que no están al nivel que pueden dar pero dan sensación de peligro los North, Halfpenny y compañía.

Y en Francia nada de nada. Dos partidos, nada destacable, ¿Machenaud? La gente clama por Parra. ¿Trinh Duc de zaguero? Falta de ideas. No funciona arriba, no hay conexión detrás. Saint-André tiene mucho mucho trabajo para, al menos, salvar la cara en lo que queda de torneo

.6. Francia: Forestier (Debaty, m.51), Szarwzeski (Kayser, m.51), Mas (Ducalcon, m.56), Suta (Taofifenua, m.66), Maestri, Ouedraogo (Chouly, m.52), Dusautoir, Picamoles; Machenaud (Parra, m.56), Michalak; Fall (Trinh-Duc, m.41), Mermoz (Fritz, m.75), Bastaraud, Fofana y Huget.

.16. Gales: Jenkins (James, m.59), Hibbard (Owens, m.57), Adam Jones (Mitchell, m.79), Coombs, Evans (Reed, m.79), Ryan Jones (Shingler, m.79), Tipuric, Faletau; Phllips (L. Williams, m.71), Biggar; North, Roberts (S. Williams, m.79), Davies, Cuthbert y Halfpenny.

Marcador: 3-0, m.15: golpe de Michalak. 3-3, m.18: golpe de Halfpenny. 3-6, m-43: golpe de Halfpenny. 6-6, m.53: golpe de Michalak. 6-13, m.72: ensayo de North, que pasa Halfpenny. 6-16, m.75: golpe de Halfpenny.

Irlanda 6 Inglaterra 12. Inglaterra ya es favorita

fotonoticia_20130208182023_500

Inglaterra ya es sin duda favorita para ganar el Seis Naciones. Y es que no hay fisuras en el equipo. Da la sensación de que no hay manera de romper la línea defensiva con un extraordinario trabajo de toda la delantera liderada por Chirs Robshaw. El partido se puso franco para Inglaterra con el acierto de Farrell a palos (0-6) y la lesión de Jonathan Sexton en Irlanda. Declan Kidney le pidió un poco más a sus chicos en la segunda parte de un partido pasado por agua, sinónimo de imprecisiones a la mano, y empató el partido gracias a Ronan O´Gara. Una tonta acción de Haskell dejó a los ingleses con uno menos dando muchas opciones a Irlanda. Sin embargo, dos indisciplinas irlandesas seguidas le costaron el partido.

Inglaterra sigue firme e Irlanda todavía puede aspirar a todo.

.6.Irlanda: Kearney; Gilroy, O”Driscoll, D”Arcy, Zebo (Earls,m.11); Sexton (O”Gara, m.32), Murray; Healy (Kilcoyne, m.75), Best (Cronin, m.75), Ross (Fitzpatrick, m.79), D. Ryan (O”Callaghan, m.67); McCarthy, O”Mahony, O”Brien (Henry, m.67) y Heaslip.

Inglaterra: Goode; Ashton, Barritt, Twelvetrees (Tuilagi, m.48), Brown; Farrell, B Youngs; Marler (Vunipola, m.59), T Youngs (Hartley, m.51), Cole (Wilson, m.76), Launchbury (Lawes, m.48 – Waldrom, m.70), Parling; Haskell, Robshaw y Wood.

Marcador: 0-3, m.3: golpe de Farrell. 0-6, m.29: golpe de Farrell. 3-6, m-45: golpe de O”Gara. 6-6, m.58: golpe de O”Gara. 6-9, m.63: golpe de Farrell. 6-12: golpe de Farrell, m.65.

 

DAVID ABELLAN FERNANDEZ

Vuelve con fuerza el Seis Naciones. Primera jornada

sixnations_2464497b

Ya se echaba de menos. Ha vuelto la magia del Seis Naciones. Y ha vuelto con fuerza. El mejor Torneo de Rugby de Europa reabre sus puertas con algunas confirmaciones y otras sorpresas importantes. Los grandes estadios de Europa han respondido a la ocasión creando ese aura que sólo se consigue en esta Competición. Vamos con ello.

Gales – Irlanda. 22-30. Los dragones se estrellan

1359820310_454774_1359820394_noticia_grande

El XV del Dragón sigue sin encontrar el rumbo. Una primera parte genial de Irlanda, liderada por Brian O´Driscoll y Jonathan Sexton, puso un sonrojante 3-23 en el Millenium de Cardiff al descanso que se vio aumentada hasta el 3-30 nada más comenzar la segunda mitad. Sólo en ese momento Gales se puso las pilas aprovechando un sin bin del hooker irlandes Rory Best y la velocidad del zaguero Halfpenny. Pero era tarde. 22-30 y negro camino para los galeses que tienen que disputar fuera de casa los próximos tres partidos de cara a mantener el Título. Como curiosidad, Gales acumula ocho derrotas consecutivas.

Gales: Jenkins (James, m.68), Rees (Owens, m.52), A. Jones, Coombs, Evans, Shingler, Warburton, Faletau; Phillips (Williams, m.64), Biggar (Hook, m.74); North, Roberts, Davies, Cutberth y Halfpenny.

Irlanda: Healy, Best, Ross, Ryan, McCarthy, O”Mahony (Henry, m.52), O”Brien, Heaslip; Murray, Sexton; Zebo, D”Arcy, O”Driscoll, Gilroy y Kearney.

Marcador: 0-7, m.11 ensayo de Zebo, que pasa Sexton. 0-10, m.22: golpe de Sexton. 0-17, m.24: ensayo de Healy, que pasa Sexton. 0-20, m.29: golpe de Sexton. 3-20, m.34: golpe de Halfpenny. 3-23, m.40: golpe de Sexton. 3-30, m.43: ensayo de O”Driscoll, que pasa Sexton. 10-30, m.48: ensayo de Roberts, que pasa Halfpenny. 15-30, m.59: ensayo de Halfpenny. 22-30, m.76: ensayo de James, que pasa Halfpenny.

Inglaterra – Escocia. 38-18. La Calcutta Cup se queda en Londres

Owen Farrell

Hace tiempo que apenas hay historia en este duelo. Diez de las últimas catorce ocasiones, la Calcutta Cup se ha quedado en terreno inglés. Y es que este partido sirve para afianzar lo que ya sabíamos: que Escocia se descuelga del Seis Naciones y que Inglaterra opta a todo en este Torneo. Maitland ponía el primer ensayo del partido y a los escoceses por encima en el marcador, pero era sólo un espejismo. Owen Farrell, apertura inglés, aseteaba una y otra vez a Escocia y Bryan Ashton rompía definitivamente el encuentro. El tanteo se extendió hasta el 31-11 y acabó la historia. Escocia sufrirá para evitar la Cuchara de Madera.

Inglaterra: Marler (Vunipola, m.58), Tom Youngs (Hartley, m.54), Cole (David Wilson, m.74), Launchbury (Lawes, m.65), Parling, Wood, Robshaw, Morgan (Haskell, m.46); Ben Youngs (Care, m.58), Farrell; Brown, Twelvetrees (Flood, m.68), Barritt, Ashton y Goode (Strettle, m.68).

Escocia: Grant, Hall (Ford, m.48), Murray, Gray, Hamilton, Strokosch, Brown, Beattie; Laidlaw (Pyrgos, m.73), Jackson; Visser, Scott, Lamont, Mailand y Hogg.

Marcador: 3-0. m.3: golpe de Farrell. 3-5. m.10: ensayo de Maitland. 6-5. m.14: golpe de Farrell. 9-5. m.19: golpe de Farrell. 9-8. m.21: golpe de Laidlaw. 16-8. m.31; ensayo de Ashton, que pasa Farrell. 19-8. m.38: golpe de Farrell. 19-11. m.40: golpe de Laidlaw. 26-11. m.43: ensayo de Twelvetrees, que pasa Farrell. 31-11. m.54. ensayo de Parling. 31-18. m.71: ensayo de Hogg, que transforma Laidlaw. 38-18. m.80: ensayo de Care, que pasa Farrell.

Italia – Francia. 23-18. Sorpresón en el Coliseo romano

1359910973_extras_noticia_foton_7_1

Sorpresón en el Olímpico de Roma (O quizá no tanta sorpresa…) Italia vence a Francia 23-18 y de forma completamente merecida con un Sergio Parisse y Martin Castrogiovani extraordinarios. El juego de Francia se hundió en las manos de Machenaud y Michalak. Los franceses especularon (jugaron con fuego) y lo han pagado caro. Tanto que se acaban de dejar medio Seis Naciones casi antes de empezar. Italia está a punto de culminar su fase de “work in progress” para consolidarse como una de las grandes selecciones de rugby del mundo.

Italia: A. Lo Cicero (De Marchi, m.56), Ghiraldini (Giazzon, m.56), Castrogiovanni (Cittadini, m.63), Geldenhuys (Pavanello, m.71), Minto, Zanni, Favaro (Derbyshire, m.62), Parisse; Botes (Gori, m.56), Orquera (Burton, m.63); McLean, Sgarbi, Benvenuti (Canale, m.71), Venditti y Masi.

Francia: Forestier (Debaty, m.53), Szarzewski (Kayser, m.53), Mas (Ducalcon, m.68), Pape (Taofifenua, m.59), Maestri, Dusautoir, Ouedraogo, Picamoles (Chouly, m.68); Machenaud (Parra, m.63), Michalak; Fall, Mermoz, Fritz (Bastareaud, m.62), Fofaná y Huget (Trinh-Duc, m.70).

Marcador: 7-0. m.5: ensayo de Parisse, que pasa Orquera. 7-5, m.12: ensayo de Picamoles. 10-5. m.15: “drop” de Orquera. 13-5. m.18: golpe de Orquera. 13-8. m.28: golpe de Michalak. 13-15. m.34: ensayo de Fall, que pasa Michalak. 13-18, m.50: golpe de Michalak. 20-18. m.57: ensayo de Castrogiovanni, que pasa Orquera. 23-18. m.69: “drop” de Burton.

DAVID ABELLAN FERNANDEZ

El día que la Haka resonó con miedo en terreno español

10

Todos sabemos que España no es un país rugbero. Sigue siendo un deporte minoritario que crece poco a poco pero aplastado bajo el enorme peso del fútbol que aquí lo absorbe todo. Eso hizo que por desgracia nuestro deporte oval se quedara en tierra el día que el profesionalismo llegó como una moto al rugby en 1996. Pero antes de que eso ocurriese, competíamos. Y no lo digo en el sentido digno de la palabra, competíamos de verdad contra rivales que hoy en día sólo vemos en televisión: Italia, Escocia, Argentina e incluso a los All Blacks.

El 5 de noviembre de 1988, España tuvo el honor de recibir a los All Blacks maoríes. No son específicamente la Selección de rugby de Nueva Zelanda pues su característica principal es, como su nombre indica, la ascendencia y origen maorí de todos sus miembros, lo cual no quita para que haya All Blacks entre sus filas. Aquella Selección terminaba su extensa gira por Argentina, Italia y Francia en nuestro país. La ocasión pintaba de oro para los nuestros. Gran cobertura en los medios y retransmisión en abierto en la 2 de TVE a las 16:00.

La alineación de los Maoríes, plagada de jugadores de primerísimo nivel: Bruce Hemara, los hermanos Zinzan, Marty y Robin Brooke, Eric Rush, John Timu, Frano Botica y uno de los mejores jugadores del mundo del momento, Wayne Shelford. Con ese panorama, las casi tres mil personas que llenaban las gradas del Estadio Municipal de Chapina (Famoso entonces por el duelo mantenido el año anterior entre Ben Johnson y Carl Lewis en la prueba de los 100 metros con marca mundial del año para el primero) esperaban un duro resultado como el recibido en la anterior gira de 1982 con un severo correctivo de 3-66 en el antiguo Estadio de Vallehermoso de Madrid. Los seleccionadores españoles, Gerard Murillo y José María Epalza, con ganas de dar guerra, montaron un XV inicial de mucho nivel, mejores jugadores posiblemente que los actuales: Bosco Abascal, Paco Méndez, Albert Malo, Emilio Illaregui, Chupao Gutiérrez, Javilón Aguiar, Pirulo Álvarez, Cano Moral, Javichín Díaz-Paternaín, Ramón Blanco, Salvador Torres, Jon Azkargorta, Claudio Díaz, Cocacolo Moreno y Fran Puertas.

Shelford

Wayne Shelford, capitán de la gira, comanda la haka ante la mirada de los nuestros. Va a dar igual el resultado porque el espectáculo está servido. Bajo un ambiente caluroso y ligeramente lluvioso, el colegiado francés Bressis decreta el comienzo. Contra todo pronóstico, empiezan a pasar los minutos y el marcador no se mueve. Cuando se lleva media hora de juego, ¡los All Blacks Maoríes ganan 0-6! Con una espectacular defensa de España, incluidos unos cuantos placajes poderosos de Bosco Abascal, sevillano e ídolo local, los puntos sólo han caído a través de dos golpes de castigo transformados por Lindsay Raki. Pero la locura empieza a desatarse en el minuto 31. Los tres cuartos maoríes se encuentran en la 22 española trenzando una jugada a la mano para romper la línea española cuando Claudio Díaz, más listo y rápido intercepta el oval y sale corriendo. En el momento en el que está a punto de ser placado lanza una patada a banda contraria que recibe Jon Azkargorta y corre hasta la línea de ensayo rival. 4-6, increíble (Los ensayos entonces valían cuatro puntos, hoy cinco). La grada se viene abajo incluido el propio alcalde de Sevilla, Manuel del Valle.

Con ese espectacular resultado se llega al descanso en donde Wayne Shelford suelta una bronca antológica a todos sus jugadores que se ven parados por completo ante el mayor ímpetu de los españoles.

escanear0009La segunda parte empezó de otra manera. Los neozelandeses salieron enchufados y en diecisiete minutos cayeron tres ensayos estirando la diferencia hasta el 4-22. En el minuto 60, a sólo veinte del final, las cosas parecían encarriladas. Pero de forma sorprendente, los españoles se vinieron nuevamente arriba y cayeron dos nuevos ensayos a cargo de Fran Puertas y Claudio Díaz poniendo el 12-22 en el marcador.

Por desgracia el marcador ya no se movería pero daba igual. El resultado es histórico. Tres ensayos españoles por tres ensayos neozelandeses. Sólo el mal acierto de Ramón Blanco a palos lastró las posibilidades de España. Shelford tuvo que abroncar nuevamente a sus jugadores al finalizar el partido al ver cómo una Selección menor casi les moja la oreja.

Los maoríes cerraron su gira con otro partido, esta vez en Alcobendas, tres días después en donde se desquitaron frente a un combinado de jugadores españoles y extranjeros, con 3-42 final. Entre los refuerzos foráneos, los internacionales por Escocia Norrie Rowan y Alan Tomes y el inglés Dean Ryan.

En todo caso, aunque este partido reposará en una polvorienta filmoteca de TVE, los menos jóvenes no olvidarán nunca que hubo una ocasión en la que plantamos cara a algunos de los mejores jugadores del mundo.

Este artículo no habría sido posible sin los impresionantes conocimientos de rugby de Phil Blakeway (seudónimo por supuesto) de su estupendo blog http://tornarugby.blogspot.com.es/ cuyo enlace teneis en la pestaña de Enlaces de Interés. Si te gusta el rugby no dudes en visitarlo.

DAVID ABELLAN FERNANDEZ

Un paso más del rugby nacional: Bizkaia Gernika

1355603606_extras_mosaico_noticia_3_g_0

El equipo vizcaíno doblega de nuevo al Rovigo italiano por 10-16 y se convierte en el primer equipo de División de Honor en vencer dos partidos en la misma fase de grupos y en el primero en ganar lejos de su casa. Una doble gesta que los basurdes celebraron por todo lo alto al término del partido. El sueño se había hecho realidad.

El choque, al igual que el disputado hace una semana en Urbieta, fue tremendamente igualado. Los dos contendientes pelearon duro por cada posesión desde el primer minuto sobre un terreno de juego algo pesado debido a las recientes nevadas. El Bizkaia Gernika sabía que para ganar tenía que aprovechar sus oportunidades, y así lo hizo. Declan Cusack abrió el marcador pasando un golpe a los 9 minutos. Y casi en la siguiente jugada llegó el ensayo del canterano Iñigo Olaeta, como siempre un puñal por su banda. Ese 0-8 inicial animó a los basurdes, que sin embargo vieron como el Rovigo apretó de nuevo en ataque. Montauriol sorprendió a toda la defensa verdinegra mediada esa primera mitad para correr en solitario hacia la línea de marca y posar el oval. Wilson transformó y apretó un marcador (7-8) que no se movería más en la primera mitad.

En la segunda mitad, y como si fuera un calco de lo sucedido en Urbieta, el Rovigo intentó voltear el marcador y se volcó en ataque. Ahí apareció de nuevo la gran defensa del Bizkaia Gernika, que aplacó todos los ataques locales. Los basurdes encontraron en el irlandés Cusack su mejor arma ofensiva. El apertura verdinegro pasó un nuevo golpe en el minuto 45 y logró fajarse de los rivales en el 59 para anotar el ensayo de la tranquilidad para su equipo, aunque erró la transformación.

Los italianos se mostraron incapaces de superar la muralla defensiva de los de la Villa Foral. Sólo Lenarduzzi pudo recortar distancias en el tramo final pasando otro lanzamiento a palos que fijó el 10-16 definitivo.

(Fuente Federación Española de Rugby)

Ficha técnica del partido.-
Rugby Rovigo: 
Lombardi, Gatto, Ceglie; Reato, Montauriol; Anouer, Jones, Ciochina; Zanirato (m.m.), Wilson (ap.); Lubian, Van Niekerk, Menon, Zorzi y Lenarduzzi. También jugaron Datola, Quaglio, Tumiati, Gaeta, Bovolenta, Merlo.

Bizkaia Gernika R. T.: Dias, Lasa, Iraizoz; Astarloa, Zabaloy; Magunazelaia, Hernández, Amosa; Oreja (m.m.), Cusack (ap.); Mazzochi, Wilson, Torres Suar, Olaeta y Montagut. También jugaron Salas, Latorre, Lopategi, Urrutia.

Marcador: 0-3, m. 9: Golpe de Cusack; 0-8, m. 11: Ensayo de Olaeta; 7-8, m. 24: Ensayo de Montauriol, transforma Wilson; // 7-11, m. 45: Golpe de Cusack; 7-16, m. 59: Ensayo de Cusack; 10-16, m. 73: Golpe de Lenarduzzi.

Este fantástico resultado reivindica nuevamente el rugby español frente al italiano en la AMLIN Challenge Cup en donde vemos como cada año tenemos que cruzar los dedos para recibir una nueva invitación. Lo cierto es que nuestro descontrol interno, de ser conocido realmente por la Federación Europea de Rugby (FIRA), nos daría menos opciones si cabe de estar ahí. Deportivamente los resultados no suelen acompañarnos. Somos víctimas obviamente del profesionalismo de las grandes ligas europeas pero demostramos cada vez más a menudo que lo que falta es horas de entrenamiento, no calidad. Como muestra, los últimos resultados de equipos españoles frente a equipos italianos.

2010-2011

11/12/2010 : Petrarca Padova 37-10 El Salvador
19/12/2010 : El Salvador 37-16 Petrarca Padova

2012-2013

08/12/2012 : Gernika 13-3 Rovigo
15/12/2012 : Rovigo 10-16 Gernika

Tres victorias frente a una sola derrota. Y recientemente se cumplieron diez años de la primera victoria de un equipo español en la Copa de Europa allá por 2002 con la Moraleja Alcobendas como protagonista (Hoy Alcobendas Rugby) frente al Overmach Parma italiano. Esperemos seguir en la misma senda y ganarnos nuestra plaza por derecho propio. De momento en lo que va de competición: un equipo español, dos victorias,cuatro equipos italiano,cero victorias.

DAVID ABELLAN FERNANDEZ

England beat All Blacks!

England+v+New+ZealandImpresionante. Al final resultó que la Rosa tiene espinas y ayer se clavaron en el negro corazón de los All Blacks. Y que nadie piense que esta derrota es fruto exclusivamente de un mal partido de los neozelandeses. Inglaterra hizo un partidazo con mayúsculas en las abarrotadas gradas de Twinckenham (83.000 espectadores). El “Sweet Chariot” cantado a coro por los ingleses ahogó el ruido de la Haka. Primera victoria incluso antes de comenzar el partido.

El juego inglés impidió completamente el desarrollo de juego creativo para los All Blacks. Su delantera fue ampliamente superada por el front row inglés formado por Dan Cole, Tom Youngs y Alex Corbisiero y los tres cuartos neozelandeses se pasaron el tiempo más pendientes de defender el juego de los backs ingleses que de desplegar sus propias armas que consiguieron en contadas ocasiones a lo largo de los ochenta minutos de partido. Dan Carter, apertura de Nueva Zelanda, tampoco estuvo acertado.

Esta claro que el head coach de Inglaterra, Stuart Lancaster va por buen camino. Su Mundial llega en 2015 y a tres años vista parece que van mejorando las cosas. Owen Farrell, apertura de sólo veintiún años, es la gran esperanza del XV de la Rosa y ayer no defraudó sustituyendo a Toby Flood.

Unos cuantos datos interesantes. Esta derrota es la primera en veinte partidos para los All Blacks. Durante unos cuantos minutos planeó sobre sus cabezas el encajar la peor derrota de su historia. Sin embargo, se quedó en la tercera peor y sigue vigente el 28-7 encajado contra Australia en 1999. Desde 1998 frente a Sudáfrica, Nueva Zelanda nunca se había quedado sin anotar un sólo punto al descanso (15-0).

Por otro lado, Inglaterra rompe una racha de nueve derrotas seguidas contra los neozelandeses y consigue su victoria más amplia (17 puntos) frente a ellos, superando el 13-0 de 1936. Tampoco nunca antes habían conseguido hacer tantos puntos a los All Blacks en un sólo partido. También, para dar más mérito a la victoria inglesa, entre todos los jugadores del XV de la Rosa sumaban tan sólo 206 internacionalidades (caps) entre ellos frente a las 789 de los All Blacks.

Marcador. Inglaterra: 3 ensayos (Barritt 53′, Ashton 57′ y Tuilagi 61′), 1 transformación (Farrell 61′), 6 golpes de castigo (Farrell 25′, 32′, 40′ y 42′ y Burns 66′ y 72′) y 1 drop (Farrell 37′).
Nueva Zelanda: 3 ensayos (Savea 47′ y 74′ y Read 50′) y 3 conversiones (Carter 47′ y 50′ y Cruden 74′).

Inglaterra jugó con Goode – Ashton, Tuilagi (Joseph 68), Barritt, Brown – (ap.) Farrell (Burns 64), (m.m.) B. Youngs (Care 68) – Robshaw (cap), Morgan (Haskell 57), Wood (Cole 78) – Parling, Launchbury (Lawes 66) – Cole, T. Youngs (Wilson 72) y Corbisiero (Vunipola 66)
Nueva Zelanda lo hizo con Dagg (B. Smith 71) – Jane, C. Smith, Nonu, Savea – (ap.) Carter (Cruden 64), (m.m.) A. Smith (Weepu 64) – McCaw (cap), Read, Messam (Vito 63) – Whitelock, Retallick (Romano 48) – Franks (Faumuina 52), Mealamu (Coles 62) y Woodcock (Crockett 66)

All Blacks – Barbarians. El día que el rugby escribió su nombre con letras de oro

 

Kirkpatrick to Williams. This is great stuff! Phil Bennett covering chased by Alistair Scown. Brilliant, oh, that´s brilliant! John Williams, Bryan Williams. Pullin. John Dawes, great dummy. To David, Tom David, the half-way line! Brilliant by Quinnell! This is Gareth Edwards! A dramatic start! What a score!!…..Oh that fellow Edwards…If the greatest writer of the written word would´ve written that story no-one would have believed it. That really was something.

Cliff Morgan, comentarista de la BBC casi no se lo cree y casi se deja la voz narrando el ensayo. El Estadio ruge como si hubieran ganado un título mundial. Igual sí. Estamos en Arms Park, en el mismo corazón de Cardiff, Gales. Tal vez por eso las piezas van encajando poco a poco.

Es un frío 27 de enero de 1973, los Barbarians F,C acaban de fabricar un ensayo de una calidad incuestionable que ha dejado hecha añicos la defensa de los All Blacks. Y sólo es el principio de lo que muchos consideran el mejor partido de rugby de todos los tiempos. Los All Blacks, la Selección de rugby de Nueva Zelanda no necesitan demasiada presentación. Como es costumbre entonces, y ahora, se encuentran en Europa de gira y como suele ser habitual, llevan veintisiete partidos desde mediados de octubre del año anterior y han ganado veintidós de ellos. La Selección de Irlanda les sorprendió una semana antes con un empate a 10 en Lansdowne Road y sólo resta este partido del que hoy hablo, y que pasará a la historia dejando una huella imborrable en la retina del aficionado antes de que los All Blacks pongan rumbo a Francia y terminen allí su extensa gira.

Los Barbarians F.C por su parte, son un invento del rugby de antaño con sabor añejo que existe desde 1890. Es un equipo al que sólo se accede por invitación en base a las cualidades demostradas dentro y fuera del campo por lo que no juega cualquiera. Y a decir verdad, los equipos que convoca son de una calidad espectacular.

Por ello, volviendo a las gradas del viejo y hoy día demolido Arms Park, ¿Por qué la grada jalea el ensayo que Cliff Morgan acaba de narrar hasta casi quedarse sin aliento? En mi post sobre la Haka de los All Blacks no dudaba en considerar a la Selección de Nueva Zelanda como la mejor selección de rugby de la historia salvo honrosas y esporádicas excepciones. Bien, una de ellas es Gales. El XV del Dragón de principios de los 70 era una Selección impresionante. Dicen los expertos que de haberse celebrado mundiales desde esas fechas, posiblemente Gales tendría uno o puede que más. Por eso, era imposible que los Barbarians dejasen pasar la oportunidad de reunir a la columna vertebral de esa gran Selección para armar un equipo digno de acabar con los mismísimos All Blacks. Y para conseguirlo, algunos de los mejores jugadores galeses de la historia: John Peeter Rhys (J.P.R) Williams, Phil Bennett y el autor del ensayo, Gareth Edwards.  Y para ratificar el poder de la Tierra del Dragón: Derek Quinnell, John Bevan, Tom David y el capitán John Daves. Siete titulares galeses en los Barbarians, siete insolentes patilludos de pelo largo a los que les sobraba calidad suficiente (junto con el resto del equipo por supuesto) para infligir  sin tapujos ni medias tintas una de las derrotas más sonadas de los All Blacks en su historia. Los galeses mismos querían desquitarse además de la derrota sufrida frente a ellos unos meses antes, el 2 de diciembre de 1972 por un escueto 16-19. Y la grada lo entendía también así.

En general, el partido estuvo a la altura del honor que merece de ser el mejor nunca visto por la retina del aficionado. La endiablada velocidad del juego de los Barbarians junto con el saber hacer de los All Blacks produjeron sobresalientes jugadas como los dos ensayos logrados por el ala neozelandés Grant Batty. El ritmo fue frenético, digno de la calidad de sus jugadores. Hay que tener presente que en aquella época los ensayos todavía valían 4 puntos, no se permitía elevar al jugador (hacer el ascensor) en los saques de touch y la melé no se encontraba reglaba como ahora en las fases que dicta el referee.

Por los Barbarians jugaron, además de los ya nombrados, Mike Gibson (Irlandés de Ulster), David Duckham (inglés), Ray McLoughin (Irlandés de Connacht), John Pullin (Inglés), Sandy Carmichael (Escocés), Willie John McBride (Irlandés de Ulster), Bob Wilkinson (Inglés) y Fergus Slattery (Irlandés de Leinster).

Por Nueva Zelanda jugaron Joe Karam, Bryan Williams, Bruce Robertson, Ian Hurst, Grant Batty, Bob Burgess, Sid Going, Graham Whiting, Ron Ulrich, Kent Lambert, Peter Whiting, Hamish Macdonald, Alistair Scown, Alex Wyllie y el gran capitán de aquella Selección, Ian Kirkpatrick

El resultado final fue de 23-11 para los Barbarians F.C. Sandy Carmichael y J.P.R Williams sacaron a hombros a Ian Kirkpatrick, capitán All Black, nada más finalizar el partido. Gesto noble cuya razón de ser se debe exclusivamente a ese código de honor que posee el rugby y lo hace un deporte tan especial, característico y diferente. Era su recompensa por un trabajo bien hecho. Da igual ganar o perder.

Por cierto que no me quería dejar a Cliff Morgan, comentarista y narrador del partido y, qué curiosidad, veintinueve veces internacional por Gales entre 1951 y 1958. Ese triunfo también lo sentía como suyo. Al igual que Arms Park, Cardiff y por extensión, toda Gales.

El día que el rugby escribió su nombre con letras de oro.

DAVID ABELLAN FERNANDEZ

El XV del León sale victorioso de Namibia

Tal y como adelantaba en otro post, la Selección española de rugby pone en breve rumbo a Windhoek, Namibia para disputar un Triangular con Namibia y Zimbabwe los días 14 y 17 de noviembre. Estos partidos supondrán el reestreno de Bryce Bevin como seleccionador nacional, terreno que conoce perfectamente tras haberlo sido entre 1993 y 1997 consiguiendo la primera y única clasificación para un Mundial.

Tras muchas especulaciones, por fin se ha hecho pública la lista de convocados compuesta por veintiseis jugadores. Tal y como se preveía la mayoría de los jugadores afincados en Francia no acudirá a esta cita por compromisos con sus respectivos clubes. En el caso de Pierre García su lesión le mantendrá una buena temporada en el dique seco. Ángel López de Cisneros vuelve a estar a tope tras bastante tiempo lesionado y destaca la convocatoria de los jóvenes Juan Anaya, Joan Tudela y Jon Magunazelaia entre otros.

Aprovechando la no coincidencia de torneos de Rugby VII, Pablo Feijoo, Javier Carrión, Matías Tudela, Jaike Carter y Carlos Blanco acuden a la cita aunque en principio no debería ser la tónica habitual.

La lista de convocados es la siguiente. Las demarcaciones podrían cambiar en los partidos:

Pilieres: Beñat Auzqui (Tyrosse RC), Jesús Moreno (Limoges RC), Joe Hutchinson (Bourg en Bresse), Anthony Pradalie (Perigeaux RC)

Talonadores: Juan Anaya (Atlético de Madrid), Dani Marrón (Cetransa El Salvador)

Segundas: Jesús Recuerda (Lille RC)

Terceras: Joan Tudela (Ordizia Rugby), Lionel Pardo (AS Beziers), David Barrera (Langon RC) , Alejandro Blanco (Universidade de Vigo), Matthew Cook (C.R La Vila), Jon Magunazelaia (Gernika R.T), Javier De Juan (Cajasol Ciencias)

Medio Melés: Pablo Feijoo (Bera Bera R.T), Adrien Ayestarán (Perigeaux RC) y Santiago Fernández (Alcobendas Rugby)

Aperturas: Ángel López (C.R Cisneros)

Centros: Jaime Nava (Bourg en Bresse), Corey Smith (Cajasol Ciencias), Javier Canosa (Atlético de Madrid, Carlos Blanco (Universidade de Vigo, Jaike Carter (Cetransa El Salvador)

Alas: Matías Tudela (Ordizia Rugby), Javier Carrión (C.R La Vila)

Zagueros: Cesar Sempere (Cetransa El Salvador), Oier Garmendia (Hernani R.T)

Ficha Técnica (Fuente Federación Española de Rugby)

España 47-14 Zimbabue
Estadio Nacional de Rugby (Windohek, Namibia)
Miércoles 14 de Noviembre de 2012, 17:00 (hora española)
Gira IRB de otoño.

Anotadores:

5-0 min 8 Ensayo de Juan Anaya
8-0 min 15 Golpe de Javier Carrión
11-0 min 20 Golpe de Javier Carrión
11-3 min 30 Golpe de Zimbabue
11-6 min 36 Golpe de Zimbabue
14-6 min 38 Golpe de Javier Carrión
14-9 min 40 Golpe de Zimbabue
——–
21-9 min 42 Ensayo de Juan Anaya transformado por Carrión
26-9 min 60 Ensayo de Jon Magunazelaia
33-9 min 66 Ensayo de Sempere transformado por Carrión
33-14 min 67 Ensayo de Zimbabue
40-14 min 71 Ensayo de Corey Smith transformado por Carrión
47-14 min 76 Ensayo de Matías Tudela transformado por Sempere

España: 1. Anthony PRADALIE, 2. Juan ANAYA, 3. Beñat AUZQUI, 4. Alejandro BLANCO, 5. Jesús RECUERDA, 6. Jon MAGUNAZELAYA (C), 7. Javier DE JUAN, 8. Lionel PARDO, 9. Santiago FERNANDEZ, 10. Ángel LOPEZ, 11. Javier CARRION, 12. Corey SMITH, 13. Javier CANOSA, 14. Matías TUDELA, 15. Oier GARMENDIA

Banquillo: 16. Jesús MORENO (x 3 min 46), 17. Joe HUTCHINSON (x1 min 58), 18. Daniel MARRON (x2 min 58), 19. Mattt COOK (x 7 min 50), 20. Pablo FEIJOO (x 9 min 60), 21. Carlos BLANCO(x 13 min 58), 22. César SEMPERE (x 10 min 41).

Zimbabue: 1 Pieter Joubert 2 Royal Mwale 3 Tapiwa Mangezi 4 Fortune Chipendu 5 Costa Dinha – captain 6 Biselele Tshamala 7 Lucky Sithole 8 Takunda Chifokoyo 9 Scotty Jones 10 Tichafara Makwanya 11 Shane Makombwe 12 Daniel Hondo 13 Gavin Nyawata 14 Gardner Nechironga 15 Tangai Nemadire.

Banquillo: 16 Tinoziva Chikobvu 17 Fidel Nyabusha 18 Jan Ferreira 19 Samson Makuku 20 Phillimon Machisa 21 Linience Tambwera 22 Japhet Ndebede

HISTORIAL: ZIMBABUE-ESPAÑA
3 de septiembre de 1983. España-Zimbabue (8-17), Madrid – Amistoso
7 de julio de 1984. Zimbabue-España (22-13), Bulawayo -Gira a Zimbabue
14 de julio de 1984. Zimbabue-España (18-30), Harare – Gira a Zimbabue
6 de diciembre de 1985. España-Zimbabue (13-12), Madrid – Amistoso
8 de julio de 1989. Zimbabue-España (16-28), Bulawayo – Gira a Zimbabue
15 de julio de 1989- Zimbabue-España (9-14), Harare – Gira a Zimbabue
14 de noviembre de 2012 Zimbabue -España (14-47) – Windhoek – Gira a Namibia

 

Ficha Técnica (Fuente Federación Española de Rugby)

Namibia 37-38 España
Estadio Nacional de Rugby Hage Geingob (Windhoek, Namibia)
Sábado 17 de Noviembre de 2012, 15:00 (hora española)
Gira por Namibia. Test Matches IRB de otoño.

Marcador:

3-0 min 5 Golpe de Kotze
6-0 min7 Golpe de Kotze
6-3 min 9 Golpe de Carrión
13-3 min 11 Ensayo de Nel transformado por Kotze
13-8min 14 Ensayo de Matías Tudela
16-8 min 17 Golpe de Kotze
16-11-min 19 Golpe de Carrión
19-11 min 23 Glope de Kotze
26-11 min 30 Ensayo de Sergio de la Harpe transformado por Kotze
26-14 min 35 Golpe de Carrión
26-17 min 40 Golpe de Carrión
—————-
26-20 min 42 Golpe de Carrión
26-27 min 51 Ensayo de Pardo, transforma Carrión
26-30 min 54 Golpe de Carrión
29-30 min 59 Golpe de Kotze
29-35 min 62 Ensayo de Feijoo
34-35 min 64 Ensayo de Tromp
37-35 min 77 Golpe de Kotze
37-38 min 80 Golpe de Nava

España: 1. JOE HUTCHINSON 2. DANI MARRON 3. JESUS MORENO 4. DAVID BARRERA 5. ALEJANDRO BLANCO 6. MATT COOK 7. JOAN TUDELA 8. LIONEL PARDO 9. PABLO FEIJOO (C) 10. JAIME NAVA 11. JAVI CARRION 12. CARLOS BLANCO 13. JAIKE CARTER 14. MATIAS TUDELA 15. CESAR SEMPERE

Banquillo: 16. BENAT AUZQUI (x 3 min 41) 17. JUAN ANAYA (x2 min 50) 18. JESUS RECUERDA (x5 min 40) 19. JON MAGUNAZELAIA (x6 min 65) 20. ATI FERNANDEZ 21. COREY SMITH (x 22 min 78 ) 22. JAVI CANOSA (x 14 min 50)

Namibia: Johnny Redelinghuys, Cor van Tonder, Andre Schlechter, Munovita Kasiringua, Stefan Neustadt, Tinus du Plessis, Renaud van Neel, PJ van Lill, Eugene Jantjies, Theuns Kotze, Sergio de la Harpe, Darryl de la Harpe, Danie van Wyk, Johan Tromp, Justin Nel.

Banquillo: Rathony Bekker, Collen Smith, Munee Tjiueza, Stef Botha, Arthur Bouwer, McGrath van Wyk, Shaun Kaizemi.

Los Tier 2 tienen su oportunidad también

Las Selecciones del Tier 2, es decir, el grupo de selecciones más poderosas tras el Grupo de primer nivel mundial, también tienen su propia ventana de Test Match en noviembre. La IRB, el máximo organismo mundial del rugby lleva tiempo fomentando el ascenso de nivel de aquellas selecciones que están un paso por debajo. Por ello, al margen de los amistosos de las selecciones de primer nivel, se van a jugar dos torneos y en uno de ellos tiene España mucho que demostrar.

La IRB International Rugby Series es una competición creada por la propia IRB en colaboración la WRU, es decir, la Federación Galesa de rugby a fin de pulir y minimizar diferencias entre Selecciones de distintos niveles de cara al Mundial de 2015. Por ello, se van a disputar varios encuentros a lo largo de este mes. Iremos actualizando resultados con el paso de las semanas.

Recordar que Rusia es rival directo de España en el Seis Naciones B por lo que es muy interesante medir sus resultados y nivel competitivo. Los partidos son los siguientes:

9 de noviembre: Estados Unidos  40 – 26  Rusia

9 de noviembre: Canadá 12 – 42 Samoa

17 de noviembre: Canadá  35 – 3  Rusia

17 de noviembre: Tonga  22 – 13  Estados Unidos

En otro orden de cosas, la Selección española también tiene su propia protagonismo. Este año nos toca devolver a Namibia su visita a Palma de Mallorca en 2010 así que los jugadores cogen las maletas rumbo a Winhoek, capital del País para jugar el Namibian Tri Nations frente a la Selección anfitriona y Zimbabwe. Que no engañe el nombre de esas Selecciones porque en rugby tienen bastante nivel y no va a ser nada fácil. Los partidos son los siguientes:

10 de noviembre: Namibia  37 – 33  Zimbabwe

14 de noviembre: Zimbabwe  14 – 47  España

17 de noviembre: Namibia  37 – 38  España

¡Les desearemos suerte a todos ellos!