El Oracle Team USA entra en la historia de la Copa América

Alt_GMR_AC34SepD14_24401

Y lo consiguieron. Ayer echó el telón la 34ª Copa América y con él, los chicos del Oracle Team USA, comandados en el mar por el genial James Spithill (un crack australiano de la vela de sólo treinta y cuatro años de edad) y fuera de él por el excéntrico armador y fundador de Oracle, el multimillonario Larry Ellison, y Russell Couts, director del Sindicato Golden Gate Yacht Club, consiguieron una de las mayores hazañas que se recuerdan en la historia del deporte. Con media bahía de San Francisco observando, el Oracle ganaba su octava regata consecutiva y derrotaba definitivamente al todopoderoso Emirates Team New Zealand, los AllBlacks del mar, permitiendo así que La Jarra de las Cien Guineas, el trofeo de vela más prestigioso del mundo, se quedase en manos norteamericanas, lo que en argot de la competición se denomina en manos del “defender” del trofeo en contrapartida del “challenger” o retador, que en este caso ha sido el sindicato neozelandés.

El brutal atractivo de esta competición se ha centrado no sólo en la increíble remontada de los norteamericanos, sino en un concepto  de barco revolucionario hasta la fecha: el AC72, un catamarán multicasco capaz de alcanzar más de 45 nudos de velocidad gracias a su prácticamente nula resistencia al agua al ser capaces de “volar” casi literalmente sobre el mar con la ayuda de las hidroalas instaladas en los cascos. En el video se explica muy bien.

Por desgracia, su creación ha supuesto dos inconvenientes. El primero, su elevado coste pues sólo la construcción de cada catamarán de la clase AC72 cuesta alrededor de ocho millones de euros. Artemis-zozobra-en-San-FranciscoDe hecho, sólo existen siete en el mundo, limitados a cuatro equipos distintos y sólo cinco tienen actualmente capacidad de navegar. El segundo inconveniente, su peligrosidad. Son muy propensos a despegar del agua y volcar, cuestión que le costó la vida al marino Andrew Simpson, miembro de la tripulación del sindicato sueco Artemis, ahogado bajo los restos del barco.

En lo meramente deportivo, el Oracle ha logrado una hazaña sin precedentes en la Copa América de vela. La final se disputaba al mejor de diecisiete regatas. Sin embargo, los norteamericanos partieron con una puntuación de -2 al ser penalizados por añadir peso al barco en las regatas previas. De hecho, sufrieron también una multa económica de 250.000 dólares y la expulsión de tres de sus tripulantes. En todo caso, su deuda está saldada. Debían ganar once regatas por sólo nueve del Team New Zealand, y lo han hecho, por tanto nada que objetar. Pero lo importante no ha sido el cuánto sino el cómo. El 18 de septiembre, es decir, hace una semana, el sindicato norteamericano estaba poco menos que desahuciado. Tras once regatas disputadas, los neozelandeses mandaban 8-1 en el marcador tras ganar con mano de hierro ocho de las once regatas disputadas y disponían de ocho match ball. Ayer, 25 de septiembre, el Oracle se imponía por octava regata consecutiva y se alzaba con la Copa América.

¿Cómo lo han conseguido? Buf, difícil pregunta. Tal vez llevarles al extremo de la derrota combinado con un exceso de confianza de Dean Barker y su gente. También ciertos cambios, el táctico, John Kostecki fue sustituido por Ben Ainslie y ciertas modificaciones en el AC72. Sea como fuere, las regatas comenzaron a caer una tras otra hasta el desenlace final de ayer. Es cierto que el Team New Zealand navegó perfectamente, ganó la salida, aprovechó el error del Oracle que hundió la proa en el agua y se detuvo abruptamente, y llegó por delante a la primera ceñida. Sin embargo, en el siguiente tramo sólo bastaron dos cruces para poner a los norteamericanos delante que literalmente volaban con una velocidad en todas las maniobras que no podía ser ni siquiera igualada por los neozelandeses.

Y finalmente, remontada y victoria histórica. No queda clara la continuidad de estos modelos de barco, ni la sede ni las fechas de la siguiente Copa América pero difícilmente podrá ser mejor que la vivida en esta ocasión. De momento, en breve se irán definiendo las líneas de la próxima edición de la competición de vela más importante del mundo que esperemos además, vuelva a contar con un sindicato español.

Americas-Cup-2013-extreme-Tech-2DAVID ABELLÁN FERNÁNDEZ