Guillermo Vilas. El Toro de las Pampas

Considerado el mejor tenista argentino de todos los tiempos, y uno de los mejores tenistas de la historia a nivel mundial, en especial por sus increíbles porcentajes de victorias en sus mejores años, añadiendo una racha de partidos sin conocer la derrota que se mantuvo vigente durante casi treinta años, Guillermo Vilas, conocido como “el toro de las Pampas” en su país, ha sido todo una leyenda en el tenis y un ejemplo para las juventudes argentinas. Prácticamente se puede decir que el tenis comenzó a crecer en ese país tras los éxitos de Willy, como también se le conoce. Conquistó tres torneos de Grand Slam, repitiendo en Australia, escapándosele Wimbledon, y también un torneo Masters en su primera aparición. A pesar de sus increíbles cifras, no llegó a ocupar el número 1 en el ranking de la ATP, aunque recientemente ese organismo haya indicado que posiblemente Vilas sí hubiese llegado a ostentar ese puesto.

Guillermo Vilas nació el 17 de agosto de 1952 en la ciudad de Buenos Aires, Argentina, aunque pasaría toda su infancia en la ciudad de Mar del Plata junto a su hermana Marcela y sus padres Maruxa y Roque. Desde muy pequeño, su padre lo introdujo en el mundo del tenis, llevándolo a jugar al Club Náutico y haciendo que pasase largas horas desarrollando su técnica. Cuando comenzó a destacar en esta ciudad, decidió acudir a la capital argentina para continuar su desarrollo profesional en la misma. Ahí fue recibido por el presidente de la Asociación Argentina de Tenis, Juan José Vázquez, quien, al ver el enorme potencial que tenía el joven Willy, decidió fungir como su mentor. La vida en Buenos Aires no era fácil para Vilas, pues al proceder de una familia humilde, el dinero para mantenerse en la capital escaseaba. Además, en muchas ocasiones Willy tenía que recorrer grandes trayectos hasta los campos de entrenamiento, los cuales los hacía a pie.

A pesar de estas dificultades, la perseverancia y el talento de Vilas fue dando sus frutos. En 1971, abandonó la carrera de abogacía y se embarcó en una aventura europea. Acudió al Abierto de Roma, en donde perdió en primera ronda. Posteriormente se enlistó en el torneo de Bournemouth, Inglaterra y, tras una dura jornada de clasificación, logró acceder al torneo y posteriormente llegar hasta la final, aunque perdería. El dinero conseguido le alcanzó para trasladarse a Paris y participar en un torneo. Avanzó algunas rondas, aunque finalmente acabaría perdiendo. Posteriormente fue contratado para hacer de sparring por el equipo italiano de tenis, que disputaba una ronda de la Copa Davis frente a España. Esta experiencia europea le sirvió para crecer en lo deportivo y en lo personal. Así, unos años más tarde, en 1973, conquistaría su primer gran torneo, nada menos que el abierto de Buenos Aires, su ciudad natal, derrotando en la final por abandono a Bjorn Borg, con quien tendría una gran rivalidad deportiva, llegándolo a enfrentar en numerosas e importantes ocasiones.

Argentina Guillermo Vilas, 1982 French Open

Los años 70 fueron mejores años de Vilas. En 1974, logró conquistar numerosos torneos, tales como Gstaad, Hilversum, Louisville, Toronto, Teherán y Buenos Aires, cayendo en una apasionante final del Abierto de Roma ante Bjorn Borg, que, como decíamos, protagonizaron intensos duelos. Estos logros le permitieron acceder al Torneo de Maestros disputado en Australia. Al certamen acudieron los mejores tenistas del mundo y Vilas desarrolló un nivel de tenis sobresaliente. Tanto fue así que se presentó en la final de ese torneo e incluso consiguió derrotar al rumano Ilie Nastase en cinco sets. Este fue uno de los mayores logros del tenista argentino pues pocas personas creían en sus posibilidades tras acceder a este torneo.

En 1975, los éxitos de Vilas continuaron y se alzó con un buen número de torneos, entre los que destacan Munich y Washington, repitiendo campeonato en Hilversum, Louisville y Buenos Aires. El año 1976 también brindó muchos éxitos al tenista argentino, quien consiguió levantar el trofeo en St. Louis, Fort Worth, Monte Carlo, Toronto, Sao Paolo y nuevamente en Buenos Aires.

En 1977 la gloria esperaba a Guillermo Vilas. Este año fue sin duda el mejor en su carrera. Llegaría a conseguir un total de 16 torneos de los 31 que disputó y un record de 130 victorias por tan sólo 14 derrotas, dando lugar a un porcentaje de 90,3% de efectividad. En este año conseguiría la mayor racha de victorias de la era profesional del tenis, con un total de 46, récord que duró vigente casi 30 años, hasta ser roto por Rafa Nadal en años recientes, aunque Nadal lo hizo en tres años, mientras que Vilas lo consiguió en el mismo año. Por su parte, también conseguiría conquistar dos torneos de Grand Slam, el Roland Garros, venciendo en la final al estadounidense Brian Gottfried, y el Abierto de Estados Unidos, venciendo en la final a la leyenda Jimmy Connors. A pesar de estos triunfos, Willy no consiguió estar en lo más alto de la clasificación del ranking de la ATP, encontrándose siempre por detrás del mencionado Jimmy Connors. Es de destacar que estos años son los inicios del citado organismo ATP, por lo que no se tenían muy claros los métodos en base a los cuales se realizaban las puntuaciones para acceder a los distintos puestos del mencionado ranking. De hecho, en años pasados, altos dirigentes del nombrado organismo ATP han confesado que en base a los resultados conseguidos en ese año por Vilas, sea posible que haya debido ser número uno del ranking.

vilas2

Los siguientes años fueron también de éxitos para Vilas, aunque no volvería a tener un año como 1977. En 1978 y 1979 conseguiría obtener el Abierto de Australia, otro torneo de Grand Slam conquistado por Willy, siendo únicamente el torneo de Wimbledon el que se le resistiese. Por su parte, en 1980 conseguiría la Copa Mundial por Equipos, siendo parte del equipo de su país junto a sus compatriotas José Luis Clerc y Carlos Gattiker, derrotando en el camino a tenistas de la talla de Ivan Lendl, su gran rival Bjorn Borg y Corrado Barazzuti. Su máximo acercamiento a la Copa Davis, disputándola como miembro de la selección Argentina, fue la final de 1981 que, junto a José Luis Clerc, caería derrotado en la final frente a Estados Unidos en Cincinnati.

A partir de estos años, su carrera fue en decadencia. Anunció su retiro en 1989, aunque posteriormente volvería en 1992 para disputar sus últimos partidos como profesional. Finalmente abandonó definitivamente las canchas y actualmente ha disputado en algunas ocasiones el circuito Senior de la ATP. Ingresó en el Salón de la Fama del Tenis y en 2005 el Senado de la Nación argentino le otorgó la Mención de Honor “Senador  Domingo Faustino Sarmiento”, máximo galardón en su país, por su exitosa trayectoria.

A pesar de su fuerte carácter, que le ha llevado en muchas ocasiones a pelearse con la Asociación de Tenis Argentina, lo cual le ha privado de su sueño de ser capitán de la selección que disputa la Copa Davis, o quizá como consecuencia de ello, Guillermo “Willy” Vilas siempre ha tenido una mentalidad ganadora y nunca se ha dado por vencido, desde que entrenaba muchas horas en el Club Náutico de Mar del Plata, ciudad que le vio crecer, hasta que ganaba torneos importantes como Roland Garros o el Abierto de Estados Unidos. Por ello, para todos los amantes del tenis, Willy ha sido uno de los mejores tenistas de la historia y, por más que le pese a la ATP, un número uno.

arte_frente_st_vilasANDER JAVIER AGUIRRE CARRIÓN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s