1996, el Gran Premio de Jerez que el exceso de fervor arrebató a Crivillé

FullSizeRender

Que Jerez es un templo del motociclismo está fuera de toda duda. Basta con ver cómo año tras año, más de cien mil personas abarrotan las gradas del circuito y llevan en volandas a nuestros pilotos hasta la linea de meta. Ganar allí es, desde luego, algo especial.Continue Reading

El Dakar, ese sueño loco de Thierry Sabine

la foto (1)

“Me doy cuenta de que mi situación es incómoda, difícil. Dos días después no tengo ni brújula ni reloj, que se estropearon en una caída mientras trataba de hallar la ruta perdida. […] Son ya dos días y dos noches perdido en el desierto, bajo un sol que comienza a hacerme perder la razón. La total ausencia de sombra es una sensación opresora, que engendra un sentimiento parecido al de la claustrofobia. Entonces decido alejarme de mi moto. En calcetines y succionando las piedras para provocarme saliva, comprendo que mi vida vale cada vez menos. Y es entonces cuando prometo que si salgo con vida de esta experiencia barreré cuanto de superficial contenga mi existencia”Continue Reading

Todo el mundo del motor con Michael Schumacher

michael-schumacher-coma-corre-peligro_mdsvid20131230_0058_17 1

 

Nuestro primer post del año se lo dedicamos a Michael Schumacher mientras sigue luchando por su vida en el hospital de Grenoble en el que permanece desde hace varios días. Parece que las noticias que llegan con cuentagotas hablan de leves mejorías pero con estas cosas es mejor estar serenos y esperar. Continue Reading

El mítico Nigel Mansell en su más pura esencia

nigel-mansell-lotus-t91-detroit-1982

La verdad es que este talentoso piloto de Fórmula 1 da para demasiadas historias: adelantamientos suicidas, frenadas al límite, empujar su monoplaza para llegar a meta etc. Pero aquí de momento he elegido sólo dos que dan buena muestra de cómo era la vida del británico Nigel Mansell en el Gran Circo en donde buscó con ahínco un más que merecido Título Mundial que logró por fin en 1992 a los mandos del famoso Williams FW14B que recordábamos en este post.Continue Reading

¡Trata de arrancarlo Carlos! ¡Trata de arrancarlo por Dios!

151566933_yNE4b-L 5

¡Trata de arrancarlo Carlos! ¡Trata de arrancarlo por Dios! Luis Moya se deja la garganta gritando a su compañero Carlos Sainz mientras mira con desesperación el motor humeante del Toyota Corolla WRC que les acaba de dejar tirados a 500 metros de la meta. Continue Reading

Tanto en la vida como en el deporte…

articulosuerte

articulosuerte

Con la llegada del nuevo año brotan siempre nuevos deseos y sentimientos para esta nueva etapa. En ese sentido, en un rato de tranquilidad he empezado a filosofar un instante sobre esos pequeños momentos que convierten el deporte en algo tan especial. De hecho, muchos de esos detalles son los que me animaron a crear y escribir en este blog.

¿Dónde está la línea entre la gloria y el fracaso? Esa diferencia entre convertirte en leyenda o en una simple jugada que alguien despistado verá unicamente en los highlights de un partido. ¿Reside ahí la grandeza del deporte? Pongamos un ejemplo. El balón cruza el aire rumbo al área. Es la única forma que tiene Roberto Carlos de zafarse de su marcador. Zidane espera en la frontal dispuesto a rematar el esférico. Lo mira medio segundo, arquea el cuerpo, remata en espectacular volea con la zurda y… ¡el balón se estrella en el travesaño! ¿Cómo? Gran oportunidad para el Real Madrid de romper el empate. Tras una prórroga muy disputada, Zidane falla su penalti y el Bayer Leverkusen gana la primera Champions de su historia.

Obviamente, eso nunca ocurrió. La volea de Zidane entró por toda la escuadra sin que Jorg Butt pudiese hacer nada, el Real Madrid ganó la novena y el gol del francés es de lo mejorcito que se recuerda en la historia de la Champions y contribuyó a hacer más grande su leyenda. A eso trato de referirme, a otra de las grandezas del deporte. Cuanto más consciente eres de que fallar te acerca al abismo, mucho más cerca se está de la gloria si lo logras. ¿Y si Stekelenburg le hubiera sacado el balón a Iniesta?.Y si el propio Iniesta hubiese mandado el balón a la grada?. ¿Y si Casillas no hubiera rozado aquel chut de Robben a pocos minutos de finalizar el tiempo reglamentario?. Algunos lo llaman la suerte del campeón. Yo creo que no es mala definición. Esa clase de suerte también existe. Que se lo pregunten a la propia Selección española: a Cardeñosa fallando clamorósamente ante Brasil en el 78, a Eloy en aquel fatídico penalti contra Bélgica en el 86, a Zubizarreta metiendo el balón en su propia portería en Francia 98, a Raúl mandando el balón a las nubes en aquel penalti contra Francia de la Euro 2000, a Joaquín marrando el penalti decisivo en los cuartos de final de Corea y Japón 2002. ¿Sigo? No hace falta.

Ahora es a la inversa. Las tandas de penaltis favorecen siempre a la Selección española, los delanteros rivales fallan ante nuestra portería, Casillas saca bajo palos un cabezazo de Rakitic que les habría eliminado en fase de grupos etc etc. Nunca faltó la calidad en la Roja, sólo consiguió cruzar al otro lado de la fina línea que le privaba de los grandes títulos.

Y así se puede hablar de infinidad de deportes. No se me ocurre una sola disciplina deportiva o de motor que no esté exenta de ese mismo razonamiento. Recordemos un momento mítico (pero a la vez desastroso) de nuestro deporte. A Carlos Sainz le aguarda la gloria a 500 metros de la meta del rally de Gran Bretaña. Todo marcha bien porque sólo necesita cruzar la meta, Tommi Makinen, su rival por el Campeonato, ha tenido que abandonar. Pero en ese mismo instante, una biela deja tirado a su Toyota Corolla. La imagen del “Trata de arrancarlo, por Dios” dio la vuelta al mundo y al corazón de todos los aficionados españoles. La suerte, el azar, gajes del oficio, cosas que pasan. Aquel día, Sainz pudo ser Tricampeón mundial y en vez de eso, se convirtió en el gafe por excelencia, arrastrando un sambenito que ni siquiera hoy, doce años después ha podido quitarse. Una dichosa biela marcó su carrera.

Canastas que no entran, canastas que entran en el último suspiro, derecha paralela que por medio centímetro bota en la línea y la pista de tenis se viene abajo en una ovación atronadora o derecha paralela que por medio centímetro bota fuera y el ¡Ohh! recorre toda la grada y se clava en los oídos del desgraciado tenista.

Creo que eso es lo bonito del deporte. Cada momento importa, que el deporte es como la vida misma. Que las oportunidades están ahí. En cada uno de nosotros está el lograr el objetivo soñado o simplemente acariciarlo con los dedos y saber que no siempre depende de nosotros mismos porque la suerte, el azar, es un gran aliado y también un enemigo muy poderoso. No siempre gana el mejor y no siempre pierde el peor. Todo es un bonito juego y la moraleja es: arriésgate. Esa es la clave. Si tiras a puerta seguramente fallarás, la mandarás a la grada, rebotará en un defensa, en el palo o la blocará el portero, pero no te preocupes porque si decides no chutar, jamás marcarás un gol. Que se lo pregunten a Zidane o a Iniesta.

o_betis_la_historia-639971

DAVID ABELLAN FERNANDEZ

Los doce mejores momentos de este 2012 que termina

fotofin2012

2012 nos deja dentro de muy pocas horas. Por eso, en Con D de Deporte hemos creído razonable buscar los doce mejores momentos del año del mundo del deporte. La verdad que no ha sido nada fácil elegirlos, y eso es algo que obviamente nos encanta. Continue Reading

Especial Fórmula 1. Evolución de la Scuderia Ferrari en imágenes. 1986-2013

f2004mschumacher

En nuestro anterior post nos quedamos en 1985. En aquellos años dominaban la parrilla los motores turbo V6 que desaparecerían a finales de los 90. Ferrari pasaría años complicados hasta que por fin dio con la tecla fichando al alemán Michael Schumacher. Seguimos con nuestro análisis. Vamos con ello.Continue Reading